Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Derecha e izquierda

Igual a “0”.

— Mario Mérida
Más noticias que te pueden interesar

 

A pocos meses del banderazo de salida de las próximas elecciones, vivimos un ambiente de indiferencia política por varias razones, entre las que resaltan: La ausencia pública de quienes están supuestamente listos para participar a la presidencia, la desmoralización ante la situación interna de nuestro país, la ambigüedad con relación a las reformas electorales, desconfianza hacia el Tribunal Supremo Electoral y la poda de partidos políticos que deja sin representatividad a un amplio número de ciudadanos. Ese inhóspito panorama ha sido ocupado por un sin número de expertos o potenciales candidatos encriptados bajo esta imagen, dedicados a deslegitimar tanto a la izquierda, como a la derecha, dejando hábilmente al populismo fuera de la crítica. Esto lejos de promover la participación ciudadana termina por desilusionarlos, es decir, indirectamente promueven su funeral político.

El debate entre izquierda y derecha en el país es inexistente, quizá porque no tenemos claro cómo se define cada una de ellas por falta de exponentes ideológicamente identificados, en razón que han tomado distancia rebautizando a sus partidos con nombres que los ubica en el sector del centro derecha o centro izquierda. Lo que significa que en el próximo proceso electoral no veremos partidos con programas que represente su identidad ideológica, como ocurre en Europa, aunque desconozco porque en estos países europeos se condena tanto a ultraderecha como la ultraizquierda, si estas se sostienen y ganan elecciones por decisión de sus simpatizantes. Para los antis, pareciera que eso no es democracia, como no lo sería si en las próximas elecciones resulta electo un militar en situación de retiro como presidente.

Sin profundizar en denominaciones subliminales –izquierda o derecha–, estas se definen si propugnan más o menos Estado. La que aspire a menos privatizaciones y desregulaciones, se localiza a la derecha de las otras. Esa es la clave del acertijo. Rodríguez Kauth, Ángel.

Parece, que la diferencia entre derecha e izquierda en nuestro país es innecesaria, con un electorado que decide por la influencia del marketing político. No hay manera de conocer quién es de derecha o de izquierda por el discurso, porque todos prometen satisfacer las necesidades sentidas de la población que vive precariamente, pero de igual manera aseguran al capital certeza jurídica para invertir, sin tomar en cuenta la conflictividad que generan y el reajuste de regalías.

Etiquetas: