Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Privilegios

Si un grupo está suficientemente organizado y tiene suficiente influencia, puede usar la ley y el poder del Estado para conseguir rentas, aunque eso perjudique a otros.

— Luis Figueroa
Más noticias que te pueden interesar

 

 

En los últimos meses, grupos de exportadores y de industriales han estado promoviendo una devaluación política y forzada del quetzal, con el propósito de ganar “competitividad” para sus empresas. Y la autoridad monetaria –dentro de las posibilidades que le da la legislación actual– ha estado encareciendo el dólar, poco a poco.

 

La devaluación artificial del quetzal les permite a los beneficiarios de esa política recibir más quetzales a cambio de sus dólares y facilita que sus empresas les generen ganancias. Es un típico caso de “Lo que se ve y lo que no se ve”, de F. Bastiat, Es fácil ver la prosperidad de los exportadores e industriales beneficiados por la devaluación del quetzal y el encarecimiento del dólar; pero no es fácil ver los efectos negativos que traen consigo. “La diferencia entre un mal y un buen economista es esta: uno se limita al efecto visible; y el otro tiene en cuenta no sólo el efecto que se ve, sino también los que hay que prever”, escribió Bastiat.

 

A simple vista es fácil ver que la devaluación del quetzal beneficia a sus promotores; pero hay que prever que encarecerá las importaciones. Por ejemplo, las importaciones de bienes de capital que sirven para elevar la productividad de verdad; hay que prever que encarecerá las importaciones de combustibles. Si el quetzal es devaluado políticamente, la gasolina que usas va a ser más cara. Al transporte colectivo que usas le van a subir los costos, cuando suba el precio del diésel. Igualmente, el transporte que trae maíz, zanahorias y güisquiles va a ser más caro.

 

Y si los daños económicos de una devaluación política te parecen malos, ¿qué tal los daños éticos? Una devaluación al servicio de industriales y exportadores confirma que en esta sociedad los privilegios no son mal vistos. Confirma que, si un grupo está suficientemente organizado y tiene suficiente influencia, puede usar la ley y el poder del Estado para conseguir rentas, aunque eso perjudique a otros. Confirma que el Estado está al servicio de unos y no de todos. ¿Estás de acuerdo?

 

No olvides visitar luifi61.com

Etiquetas: