Jueves 17 DE Octubre DE 2019
Opinión

El pesimismo realista

Se incrementa la incertidumbre.

Fecha de publicación: 03-10-18
Por: Anabella Giracca

 

Es muy difícil, prácticamente imposible, conservar el optimismo colectivo por estos días. Ese Cliché de ver el vaso medio lleno; que todo pasa por algo; que hay que verle el lado bueno a las tragedias; que si la luz al final del túnel… Hablo de esas reflexiones célebres que ven la oportunidad en cada dificultad. O sea, la locura de insistir en que todo está bien, cuando somos desgraciados.

Por estos días no me acojo a esa locura transitoria, porque este pesimismo realista de muchos, está respaldado en una cotidianidad que nos conduce al despeñadero sin que pase o se haga algo para evitarlo. El incremento de suicidios en el área Ixil es un botón de la camisa. El deterioro sin retorno del presidente, que no hace más que resguardarse en un pequeñísimo mundo construido con mentiras (Discurso ante la ONU): “En esencia, la CICIG ha llegado a ser una amenaza para la paz de Guatemala”; “Desde la presidencia he liderado la lucha contra la corrupción”; “Con la frente en alto puedo decir que nuestra gestión gubernamental no tiene ningún señalamiento de corrupción”. Todo bajo la hipnosis de la rebeldía y la desobediencia de una orden judicial de la CC. ¡Habrase visto! ¡Tanta incoherencia que nos conduce a la fricción, al desgaste y la “desinstitucionalización”!

El Congreso incrementa la incertidumbre. Su pacto se afianza y opera estratégicamente para desbancar los logros y avances alcanzados. Descaradamente, se han dado a la tarea de intentar crear o modificar leyes que les favorezcan (transfuguismo, antejuicio, etcétera), para romper los equilibrios de la república y concentrar el poder. O una comisión hecha, en dos platos, para “investigar” a Thelma Aldana, extralimitando sus funciones y con el claro fin de “apartarla del camino”, invadiendo así el ámbito del MP. O asuntos de humo, como impedir la entrada de un grupo de Rock al país por traer al diablo en sus inmorales entrañas.

Según expertos, la cigüeña se equivoca cuando deja bebés en este territorio. La desatención y el desinterés por parte del Estado es avasallador. Casi 8 mil menores han retornado de EE. UU. Y México durante este año. Más de medio millón no asistieron a clase. 32 murieron por desnutrición aguda. Y, así como si nada, se habla de 60 mil menores de 19 años embarazadas en tan solo este año (la mayoría violadas). Y por si esto fuera poco, 443 menores de edad fallecieron debido a la violencia. ¿Y los que trabajan? ¿Los miles de abusados?

La desatendida sequía; la violencia incontrolable; el miedo instalado en las calles. Perdón pero es difícil ver el sol, sobre todo, con tanto silencio.

PD: El pesimismo realista también es un mecanismo colectivo de sobrevivencia, porque nos obliga a poner los ojos en la cruda realidad. (Fuente cifras: Coordinadora Institucional de Promoción por los Derechos de la Niñez (Ciprodeni) y la Red Niña Niño).

Etiquetas: