Domingo 16 DE Junio DE 2019
Opinión

Jimmy Morales mintió en la ONU

Para la comunidad internacional que conoce Guatemala fue un triste y patético show de un pésimo comediante convertido en dictador.

Fecha de publicación: 01-10-18
Por: María Aguilar

La semana pasada, Jimmy Morales evidenció su poco nivel de inteligencia al mentir descarada e impunemente al mundo, en su discurso en la ONU al referirse a los avances de su “gobierno”, ahora convertido en régimen dictatorial.

Su discurso, lleno de falsedades y acusaciones risibles fue una defensa grotesca del abuso de poder ejercido por él y sus patrocinadores. Fiel a los discursos propagandistas de dictadores, Morales no solo emitió acusaciones contra la ONU, la CICIG, el comisionado Iván Velásquez sino además, utilizó elementos nacionalistas que apelan a sensibilidades militaristas y conservadoras de grupos económicos y criminales de Guatemala.

Contrario a las palabras de Morales, su gobierno NO es respetuoso ni de las leyes ni del Estado de Derecho. Su nivel de cinismo y golpista le lleva a expresar que “su gestión gubernamental no tiene ningún señalamiento de corrupción”. Atreviéndose a afirmar que “desde la Presidencia de la República he liderado la lucha contra la corrupción, la transparencia gubernamental y la rendición de cuentas”.

Sobre la CICIG, ignorantemente expresó que diez años fueron suficientes para que cumpliera su mandato, mientras acusó a la ONU de falta de transparencia, demandando un detalle de la utilización de los recursos de los donantes desde el establecimiento de la Comisión. Justificó la salida de la CICIG con mentiras explícitas y acusaciones fabricadas en las mentes de quienes están en el gobierno y detrás de él. Los argumentos sobre la supuesta violación a la Constitución e intromisión en asuntos internos del país que han llegado a vulnerar la seguridad nacional que, Morales utilizó como motivos para la expulsión del comisionado Velásquez causan náusea, especialmente cuando se atrevió a decir “no defenderé a corruptos y no abogaré por nadie que tenga un proceso judicial que enfrentar con la justicia guatemalteca”.

Para la comunidad internacional que conoce Guatemala fue un triste y patético show de un pésimo comediante convertido en dictador, que como roedor atrapado busca salvar su pellejo y el de su familia, igual de corrupta que él.

Además, Morales argumentó que su gobierno se ha dado a la tarea de “construir, mantener y consolidar la paz”, palabras falsas cuando en tres años, ha traído el mayor retroceso político, económico y de seguridad desde 1985.  Morales ha sembrado  -como se hizo durante el conflicto armado-  el terror, el asesinato de líderes indígenas y campesinos, la criminalización, autoritarismo, violencia e irrespeto al sistema de justicia. Y la polarización mencionada por Morales ha sido causada por él y por el pacto de corruptos entre militares, políticos, empresarios y protestantes acorralados por la justicia y la rendición de cuentas que la población demanda.

Etiquetas: