Satanás está en el Congreso, no en un concierto de Black Metal