Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Opinión

San Goloteo el Chiquito y San Goloteo el Grande

¡Libertad 3 de septiembre de 2019!

— Gonzalo Asturias Montenegro
Más noticias que te pueden interesar

Aunque lo veía por la televisión, no lo podía creer. No estaba soñando. Era Guatemala. Era el Presidente Constitucional de la República. Estaba en un país de realismo mágico. En un discurso público, el Presidente Jimmy Morales contaba que en su tierra, El Progreso, bromeando se podía nombrar a un poblado arriba del cerro, con el nombre de San Goloteo el Chiquito; y abajo, en el valle, San Goloteo el Grande. ¡Qué vulgaridad! ¡Qué patanada! ¡Qué ordinariez! Un Presidente es una persona que, por su investidura, no debe andar contando chistes (aunque sea cómico de profesión), y si en algún caso un Presidente hiciera una broma, esta debería ser con clase, con sofisticación, con ironía; que no pase de ser, como se dice, un chiste “de salón”, que puedan oírlo igual las damas que los niños. En boca del Presidente de un país, la gracejada de San Goloteo el Chiquito y San Goloteo El Grande es inapropiada, fruto de una vulgaridad y de ordinariez increíble: el chiste de cantina o de noche de tragos, el Presidente-Cómico lo cuenta con toda naturalidad en un discurso público.

¡Este es Jimmy! La cita de su discurso ejemplifica también cómo maneja al país: sin tacto político, con vulgaridad y sin modales diplomáticos. Solo así se explica que su gobierno conminara a la ONU (la emplazó, dándole 48 horas) para proponer los nombres de un nuevo comisionado para la CICIG, que, por lo demás, es un mecanismo no contemplado en el convenio Guatemala-ONU. Pero a Jimmy y a su gobierno le salió el tiro por la culata, porque el Secretario General de la ONU, contrario a lo que el Presidente de Guatemala pretendía, ratificó a Iván Velásquez como Comisionado, quien deberá nombrar a un Comisionado adjunto, que, por cierto, es una figura no contemplada en el acuerdo Guatemala-ONU. De ninguna manera tampoco me parece correcto que Iván sea un Comisionado vergonzante, que ejerza sus funciones desde Nueva York, siendo su sede Guatemala. Por favor, señores, ¡ordenemos la casa!

Pero para que el árbol no nos deje ver el bosque, veo la floresta en su totalidad. Así, pienso que nadie con dos dedos de frente (salvo que tenga la cola machucada) puede negar que los resultados de las investigaciones del MP/CICIG, han sido impresionantemente macabros. Sabíamos que había mucha corrupción, pero no a los extremos en que esta ha sido desnudada. ¡Se han robado hasta lo vueltos! ¡El exministro Alejandro Sinibaldi no hallaba dónde esconder tanto dinero en efectivo, fruto de las “mordidas”! (Debería cambiar su apellido de
Sin-ibaldi al de Sin-vergüenza)

Cuando leo a diario las denuncias de corrupción de este gobierno, como resultado de investigaciones periodísticas, realizadas principalmente por elPeriódico, veo cómo la corrupción desborda hoy al MP y a la CICIG porque aquella es omnipresente, ubicua; y también veo que para realizar la investigación de todas las denuncias que a diario la prensa independiente realiza, habría, en todo caso, que duplicar los recursos dados al MP/CICIG, y en ningún caso cercenarlos, reducirlos o disminuirlos.

Por ello, el anunciado retiro de la CICIG el 3 de septiembre de 2019 solo dejará un vacío que llenará el “pacto de corruptos” y sus sucesores, en lo que yo entendería ser un verdadero San Goloteo Nacional, porque si ahora, como dije, la corrupción desborda al MP/CICIG, qué pasará cuando la investigación solo la realice un MP que no contará con el personal y los recursos necesarios para develar la corrupción desbordada. En el mejor de los casos, solo se destapará un pequeño porcentaje de lo que ambas instituciones, en forma coordenada, realizan ahora. ¡Sería un verdadero retroceso! ¡El San Goloteo nacional!

Por ello, hará falta un esfuerzo nacional coordenado para que una CICIG reformada pueda seguir más allá de septiembre de 2019; una CICIG transparente, que rinda cuentas cabales en todos los campos de su trabajo a la ONU, al Estado de Guatemala y a los países cooperantes, porque no puede ser ella una entidad que ande por la libre, con poderes de señor de horca y cuchillo, contrario a los principios republicanos.

Concluyo con unos versos del admirado poeta Pepe Batres Montúfar sobre esta Patria nuestra:

Más de un gobierno, más de un diputado / en vez de hacerte bien te hicieron guerra / y quisieron pintar, ¡oh escarnio crudo! / lagartos y colmenas en tu escudo

Solo la continuación de una CICIG reformada, con igual o más garra que ahora, evitará cambiar el escudo de armas de nuestro pabellón nacional; y que el hermoso quetzal sea sustituido por un lagarto (un animal de movimientos rápidos, que se harta presas más grandes que él), que estaría también en medio de dos rifles Remington cruzados, con sus respectivas bayonetas (que significan la voluntad de defender los intereses “patrios” inclusive por medio de la fuerza), de dos espadas también cruzadas (que simbolizan el “honor”), de guirnaldas de laurel (que significan la paz perfecta sobre la guerra), y del respectivo pergamino (sobre el que estaría montado el lagarto, también de cola larga, larga, larga…, como el quetzal), en el que se leería: Libertad 3 de septiembre de 2019. ¡Septiembre seguiría siendo el mes “patrio”!

gasturiasm@gmail.com

Etiquetas: