Jueves 20 DE Junio DE 2019
Opinión

El país no es un juego, ni una burda comedia

Si algún error grave puede achacarse a CICIG es el haber hecho posible que Morales llegase a la presidencia.

Fecha de publicación: 18-09-18
Por: Manfredo Marroquín

El libreto de jugarretas y burdas maniobras que lleva a cabo el gobierno de Morales está poniendo al país al borde del abismo y con toda la intención de dar un paso adelante. Mientras se da a conocer que volvimos a caer más bajo en el Índice de Desarrollo Humano este nuevo año, estando a la cola de todo el hemisferio, el gobierno insiste en que el único problema que tiene Guatemala es la lucha contra la corrupción y la impunidad que llevan a cabo el Ministerio Público en coordinación con CICIG.

Para la mayoría de la población y de todas las Naciones del mundo el berrinche de Morales es absurdo e incomprensible. Querer abortar un proyecto por demás exitoso e inédito de lucha contra la corrupción que podría tener a Guatemala como ejemplo global, se ha convertido en el único tema al que da seguimiento y por el que destaca el presidente Morales, tanto nacional como internacionalmente.

Si algún error grave puede achacarse a CICIG es el haber hecho posible que Morales llegase a la presidencia. Fueron las investigaciones que involucraron a los principales contendientes a la presidencia en 2015, patriotas y Lider, las que hicieron posible su ascenso en las elecciones y su final victoria explicable solo por el rechazo a las otras opciones después de conocerse los casos de corrupción en que estaban involucrados sus principales dirigentes.

Para Morales, Guatemala no se puede dar el lujo de vivir sin corrupción, y lo mejor que nos puede pasar y él se encargará de eso, es resetearnos a la era de impunidad total en casos de corrupción, cuando el MP tenía presupuesto asignado, pero no funcionaba, ni cumplía con su misión constitucional. Pretende ahora hacer lo que nunca dijo en su campaña “ningún corrupto ni ladrón temerá a la CICIG”, porque lo que dijo nunca lo cumplió: apoyar a CICIG durante todo su mandato.  En la lógica perversa de los gobernantes de turno, el crecimiento de la pobreza, la desnutrición infantil, el galopante desempleo, la caída de la inversión pública y privada, de las exportaciones y el colapso de la infraestructura vial y aeroportuaria, no se pueden revertir o intentar solucionar sino dejamos de luchar contra la corrupción. En actos de inauguración de obras, más propias de un alcalde o presidente de Cocode, Morales siempre culpa a las leyes como las responsables que su gobierno no haga nada, es decir quisiera poder gastar sin ningún control.

Lo de expulsar a CICIG solo constituye la punta del iceberg de un renovado proyecto político corruptor que ha decidido abanderar Morales, organizando a los grupos más prominentes de las redes de corrupción de los últimos cinco gobiernos. Un megaproyecto político que pretende ir más lejos al sumar como operadores a militares de alto rango, empresarios y religiosos que buscan repetir la fórmula electoral que llevó a Morales al poder.

En este renovado proyecto los dirigentes se rasgan las vestiduras por la soberanía nacional, aunque la ausencia de soberanía alimentaria ya haya dejado daños irreparables en más de la mitad de los niños menores de cinco años que padecen desnutrición crónica. En este renovado proyecto corruptor sus dirigentes atacan a los mismos magistrados que les dieron las credenciales como autoridades electas, acusándoles de querer transparentar el financiamiento político electoral e impedir las maniobras que los hacen competitivos como el ocultamiento de donaciones y aportes que, de haber sido descubiertas en su momento, les hubieran impedido tomar posesión.

Pretenden desconocer el fallo de la máxima instancia legal del país, pero se rasgan las vestiduras alegando violaciones al debido proceso y a la presunción de inocencia, garantías por las que Morales no movió un dedo cuando tuvo oportunidad de reformar el sistema de justicia. En fin, un burdo teatro barato que ya colmo la paciencia de propios y extraños.

Etiquetas: