Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Nuevamente se recurre a los bloqueos

— editorial
Más noticias que te pueden interesar

Los días martes y miércoles de esta semana tuvieron lugar protestas y manifestaciones en distintos puntos del territorio nacional; sin embargo, los insufribles bloqueos de carreteras en el interior de la República, así como en avenidas y calles de ciudades, volvieron a tener lugar, con los consecuentes congestionamientos vehiculares y obstrucciones al libre tránsito peatonal.

Nuestra Constitución y las leyes ordinarias vigentes reconocen y protegen los derechos de reunión pacífica y de manifestación, así como el derecho de libre tránsito y locomoción.

Efectivamente, la Constitución dispone: “Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. Los derechos de reunión y de manifestación no pueden ser restringidos, disminuidos o coartados; y la ley los regulará con el único objeto de garantizar el orden público”.

Asimismo, nuestra Carta Magna establece: “Toda persona tiene libertad de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio nacional y cambiar de domicilio o residencia, sin más limitaciones que las establecidas por la ley”.

Entonces, la deducción lógica es que el ejercicio de los derechos de reunión pacífica y de manifestación no puede menoscabar o limitar el derecho de libre tránsito y locomoción, porque el límite del ejercicio de un derecho fundamental es cuando este (el de manifestación, por ejemplo) colisiona con el ejercicio de otro derecho fundamental (el de libre tránsito y locomoción, por ejemplo).

En todo caso, si el ejercicio del derecho de manifestación va en menoscabo del derecho de libre tránsito y locomoción, entonces la autoridad debe intervenir inmediatamente en defensa de este último.

Por tanto, las protestas y manifestaciones no deben menoscabar el ejercicio pleno del derecho de los demás ciudadanos al libre tránsito y locomoción.

Por otro lado, debe tenerse presente que en nuestra Código Penal existen figuras delictivas que castigan, con penas de prisión, a quienes obstruyan o bloqueen vías de comunicación y que, por consiguiente, limiten la libre locomoción y tránsito.

En consecuencia, exigimos a las autoridades competentes, especialmente al Ministro de Gobernación y al Procurador de los Derechos Humanos, la aplicación irrestricta de la Constitución y de las demás leyes vigentes, para que, por un lado, se protejan los derechos de reunión pacífica y de manifestación; y que, por otro, también se proteja el derecho de libre tránsito y locomoción.

Etiquetas: