Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Tribunal arbitral condena a Ecuador

— editorial
Más noticias que te pueden interesar

El Estado de Ecuador, en un reciente laudo arbitral emitido por el Tribunal Arbitral Internacional de La Haya, fue declarado responsable “por denegación de Justicia” y por “violación al principio de trato justo y equitativo”, previsto en el Tratado Bilateral de Inversiones suscrito entre Ecuador y los EE. UU., así como por el incumplimiento “de los laudos arbitrales previos que establecían medidas cautelares”, a raíz de un litigio por contaminación ambiental entre el Ecuador y la petrolera transnacional Chevron, lo que expone a Ecuador a una eventual sanción multimillonaria.

Ha trascendido que el gobierno de Lenin Moreno no quiere asumir el costo político de la derrota en La Haya y ha anunciado que exigirá al expresidente Rafael Correa y sus colaboradores que respondan por no haber defendido “como corresponde en derecho internacional” los intereses nacionales.

Chevron acudió al arbitraje internacional para frenar el pago de una abultada multa que le impuso en 2011 la Corte Provincial de Sucumbíos, que fue confirmada en instancias nacionales superiores. En 2018, la Corte Constitucional de Ecuador confirmó la sanción pecuniaria de US$9.5 millardos contra Chevron.

La sanción pecuniaria a cargo de Ecuador aún no ha sido determinada, pero se teme que podría ser equivalente al monto de la sanción impuesta a Chevron en Ecuador, o sea US$9.5 millardos, que sería casi el diez por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Ecuador.

A Correa se le reprocha el contrato “por 6.4 millones de dólares que firmó Ecuador con la empresa MCSquared para pagar a celebridades como Mia Farrow (188,000 dólares) y Danny Glover (330,000)”, con el fin de “manipular a la opinión pública nacional e internacional”. Asimismo, se reprocha a la Canciller del régimen de Correa otro contrato por 2.5 millones de dólares estadounidenses, para pagar los viajes y las estancias de las figuras públicas que visitasen la selva y metiesen la mano en uno de los pozos de petróleo que dejó Texaco-Chevron. Según el Secretario General de la Presidencia de Ecuador, “pretendieron hacer creer al país que celebridades internacionales apoyaban la causa, cuando en realidad estas recibían un alto pago por su visita, con fondos públicos” (El País, España).

Esta dura lección que la justicia internacional ha dado al pueblo ecuatoriano, es tremenda y dolorosa, ya que los ciudadanos ecuatorianos, a través de sus impuestos y patrimonio nacional, serán quienes paguen por los platos rotos de la incapacidad, la arrogancia y la irresponsabilidad de los políticos y juzgadores ecuatorianos, en menoscabo, por supuesto, de sus servicios públicos.

Ojalá que el pueblo ecuatoriano pueda deducir responsabilidades legales en contra de quienes abusaron de su confianza y, finalmente, los defraudaron y comprometieron financieramente.

Etiquetas: