Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Los CIACS al mando del gobierno

Los CIACS pasaron a ser el Estado mismo, obteniendo carta de legitimidad mediante la creación de partidos políticos que financian y llevan presidentes al poder que ponen a su servicio.

— Manfredo Marroquín
Más noticias que te pueden interesar

 

 

Si algo ha tenido un crecimiento próspero en el país en las últimas tres décadas eso es la criminalidad en general y el crimen organizado en particular. Del reconocimiento de ese hecho surgió la iniciativa de solicitar a Naciones Unidas la creación de CICIG, proceso que involucró hasta ahora a cinco gobiernos de la más diversa gama ideológica.

 

Las investigaciones de los casos más emblemáticos como La Línea, Corrupción y Construcción y Financiamiento Electoral Ilícito han revelado que las estructuras criminales y/o cuerpos ilegales y clandestinos de seguridad (CIACS) no son paralelos al funcionamiento del Estado como se pensaba cuando fue creada la CICIG; ahora hay suficiente evidencia para concluir que los CIACS evolucionaron y se fortalecieron hasta convertirse en partidos políticos y gobiernos de turno en Guatemala.

 

Por eso no extraña que ahora la batalla contra CICIG venga del mismo gobierno de turno. El expresidente Pérez al verse descubierto por la investigación del caso La Línea, intentó dar por clausurado el mandato de la Comisión, pero lo hizo en una posición de extrema debilidad, con cientos de miles de ciudadanos manifestando en las calles.

 

Ahora el gobierno de Morales retoma esa iniciativa detrás de la cual están muchas de las mismas personas que rodeaban al expresidente Pérez, con el mismo discurso de que es hora que se transfieran capacidades al Ministerio Público y se dé por terminada la misión investigativa de CICIG. Una falacia gigantesca pues desde el mismo MP las autoridades declaran que el apoyo de CICIG es clave para continuar la lucha contra la impunidad y la corrupción.

 

Tanto la CICIG como sus principales aliados nacionales e internacionales subestimaron el poder de los CIACS creyendo que eran grupos que competían con el gobierno por el control de áreas claves de la administración pública y el territorio nacional. Pero la realidad como es cada vez más usual, supera a la imaginación y los CIACS pasaron a ser el Estado mismo, obteniendo carta de legitimidad mediante la creación de partidos políticos que financian y llevan presidentes al poder que ponen a su servicio.

 

Imaginar que los delitos de los CIACS al mando del gobierno puedan ser investigados y llevados a tribunales por un MP sin el apoyo de una instancia como CICIG es realmente ilusorio y cínico de plantear. No hay propuesta alternativa que ofrezca el gobierno para fortalecer la lucha contra impunidad y la corrupción.

 

Si el gobierno se hubiera organizado como lo hizo para atacar a la CICIG en otras áreas que, sí demandan una acción gubernamental urgente, no tendría tan clara la certeza que más que un gobierno se trata de un CIACS al mando del mismo.

 

Toca ahora a los ciudadanos evaluar y analizar cuál será el principal legado del gobierno de Morales. Si la respuesta es haber expulsado a la CICIG de Guatemala entonces sabremos que el CIACS FCN fue más efectivo y exitoso que su antecesor PP, en garantizar la impunidad que requieren para seguir expoliando al país.

Etiquetas: