Martes 25 DE Febrero DE 2020
Opinión

Taxistas desesperados

“Todo se debe al mal ejemplo del sistema político actual”

Fecha de publicación: 30-08-18
Por: Méndez Vides

Las actitudes violentas de los taxistas son demostración viva de lo que significa la política nacional, donde los líderes no se preocupan por hacer y actuar en beneficio de los usuarios, o ciudadanos en la política, sino para lograr ventajas utilizando a la gente como ganado en corral. Todo debe ser para ellos. Los taxistas creen que bloqueando el paso la gente obedecerá, porque quieren cobrar por el pasaje lo que se les dé la gana, y porque no esperaban que apareciera una novedad que compitiera con ellos.

Las computadoras se comieron a las máquinas de escribir, y a las fábricas de cintas, repuestos, y terminó con los talleres de reparación. ¿De qué les hubiera servido hacer manifestaciones, atacar a la gente para obligar a que siguiéramos utilizando esa antigüedad? Contra el desarrollo, los gritos de particulares son patadas de ahogado.

El sistema de música digital se comió a las disqueras, desaparecieron los casetes, las grabadoras de cinta, porque lo nuevo que conviene desplaza a lo menos práctico.

La peluquera que me estaba cortando el pelo este lunes me contó con rabia que ella sale noche de su empleo y que los taxis le cobraban 32 quetzales a su casa, y en Uber le sale en 22. “¿Por qué me quieren obligar a que trabaje para dejárselo todo a ellos? Si de verdad les interesa competir, que cobren menos, que sean amables, que me sienta segura”.

Yo la escucho preocupado, porque se va irritando mientras expulsa su rabia contra la protesta interrumpiendo el paso frente al Centro Cívico, según el noticiero proyectándose en un monitor sin volumen.

Dice que ha sabido que los taxistas llaman a los del Uber fingiendo ser usuarios del servicio, y cuando llegan le rompen el carro con palos y piedras. ¿Dónde están los Derechos Humanos? Taxistas, mareros, extorsionistas en contra de la población.  “Quieren a la fuerza que sigamos viviendo como a ellos se les antoja”.

Yo comento que si se hiciera caso a las rabietas, continuaríamos utilizando la diligencia y el telégrafo.  Y todo se debe al mal ejemplo del sistema político actual, expresé.

Ella dio un paso para atrás, abriendo y cerrando las tijeras filudas como en un acto reflejo, reflexionando: “Pues sí, vamos de mal en peor, no van a dejar que compita Neto Bran, no quieren ni que hable, igualito que con Uber”.

Nuestro sistema político está en manos de taxistas y sindicalistas y extranjeros suscitando violencia y provocando odio, que no pueden ver hacia el futuro.  Lo que Guatemala requiere es acción positiva, ejemplo, realizaciones, activación económica, y necesitamos entender a la población.

Etiquetas: