Jueves 21 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Masificación de los seguros en Guatemala

En la actualidad, de los 16 millones de habitantes, únicamente 1.5 millones de personas están aseguradas.

Fecha de publicación: 30-08-18
Por: Juan José Micheo Fuentes

El seguro nació como un servicio social para la gente pobre. Desde la antigüedad, el ser humano ha buscado formas de prevenir eventos fortuitos; comunidades enteras hacían colectas para restituir los daños causados por incendios, terremotos o catástrofes naturales. En Guatemala, la actividad del seguro privado se remonta a finales del siglo XIX, época en la cual se concedían pensiones y planes de vida a funcionarios de Gobierno. A principios del siglo XX se comercializaban pólizas emitidas por compañías internacionales, y es hasta en 1946 que se establece la primera compañía privada de seguros de capital local en el país. Y, como resultado de la globalización financiera, en 2010 se actualizan las normas del sector, creando un moderno marco regulatorio.

Es a través de ese nuevo ordenamiento, que las compañías aseguradoras emprenden y crean productos populares para proteger a la población con menores ingresos, que antes estaba marginada por no contar con una regulación ad hoc, canales de distribución apropiados y medios tecnológicos para cobrar las primas.

Con el advenimiento de los sistemas modernos de comunicaciones y productos financieros: telefonía celular, Internet, tarjetas de crédito y débito, hace posible vender microseguros en forma masiva, utilizando canales de distribución no tradicional. Actualmente, los bancos y algunas cooperativas venden seguros de vida, accidentes personales, gastos médicos, básico de automóviles, seguro de desempleo, servicios funerarios, de saldos deudores y seguros de daños, a precios mínimos al mes, accesibles a todo bolsillo.

El seguro popular es de una gran necesidad en nuestro medio, porque previene incidentes no deseados a personas que nunca han sido sujetos de protección. La promoción de estos seguros sin duda contribuirá a revertir la tendencia de la poca cobertura del seguro en nuestro país. En la región centroamericana, Guatemala es el país con el menor grado de penetración del seguro en la actividad económica.

Con la incorporación de los microseguros se podrá aumentar, de manera significativa, el número de población atendida. En la actualidad, de los 16 millones de habitantes, únicamente 1.5 millones de personas están aseguradas. Los suscriptores que adquieran microseguros podrán preservar su patrimonio ante la eventualidad de enfermedades, accidentes, daños a la propiedad o pérdida de la vida. Los costos de esta clase de seguros oscilan entre Q25 y Q50 al mes. El Estado, por su parte, también sale beneficiado al obtener ahorros en el presupuesto de salud pública, y reconstrucción en el caso de terremoto o desastres naturales.

Es importante destacar que con estos productos de seguro se retoma la función social que le dio origen: proteger a la población más vulnerable. La masificación del seguro en Guatemala ya arrancó, los sectores populares lo demandan. El seguro es para todos.

Etiquetas: