Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

El sector privado y los principios para el empoderamiento de las mujeres: un pacto necesario

Las mujeres aún enfrentan obstáculos para ingresar a la fuerza laboral.

— Adriana Quiñones
Más noticias que te pueden interesar

La igualdad de género es un buen negocio. Así lo afirman numerosos estudios alrededor del mundo. Entre ellos destaca el reporte mundial sobre la brecha de género del McKinsey Global Institute que señala, si las mujeres tuvieran las mismas condiciones en el trabajo que los hombres, el PIB mundial crecería 26 por ciento (US$28 trillones), a 2025. De igual manera, un estudio de la revista ‘Fortune’ sobre las 500 empresas más importantes del mundo, reveló que las 25 compañías con el mejor historial de ascensos de mujeres a altos cargos directivos incrementaron sus ganancias de 18 por ciento a 69 por ciento en los últimos 20 años.

Sin embargo, las mujeres aún enfrentan obstáculos para ingresar a la fuerza laboral, obtener progresos en sus carreras y hacer crecer sus negocios. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de ocupación bruta en Guatemala es del 38.6 por ciento para las mujeres comparada con 80.5 por ciento para los hombres, y el desempleo es más agudo para las mujeres (4.6 por ciento) que para los hombres (2.4 por ciento). Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que el empleo vulnerable es mayor en las mujeres que en los hombres a pesar de que las mujeres ostentan un nivel de educación más alto que los hombres.

Apoyar a las mujeres para que participen plenamente en todos los niveles de la actividad económica es esencial para construir economías fuertes e instituir sociedades más estables y justas. Desencadenar los beneficios del empoderamiento económico de las mujeres requiere de la participación de todos los actores, incluidos los negocios, quienes son el motor de los empleos, la innovación, la creación de capital e inversión.

Es por esta razón que el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y ONU Mujeres establecieron los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (WEP, por sus siglas en inglés), que representan un conjunto de buenas prácticas empresariales para promover la igualdad entre mujeres y hombres en todas las áreas de la gestión corporativa. Los principios proponen: (1) establecer un liderazgo corporativo de alto nivel para la igualdad de género, (2) tratar a todas las mujeres y hombres de manera justa en el trabajo, (3) asegurar la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores de las mujeres y los hombres, (4) promover la educación, la capacitación y el desarrollo profesional de las mujeres, (5) implementar el desarrollo empresarial, la cadena de suministro y las prácticas de comercialización que empoderan a las mujeres, (6) promover la igualdad a través de iniciativas comunitarias y de promoción y (7) medir e informar públicamente sobre el progreso para lograr la igualdad de género. A la fecha, más de 1,900 empresas en todo el mundo han firmado y adoptado los compromisos, sentando un precedente de colaboración eficaz por parte del sector privado para alcanzar la igualdad de género.

ONU Mujeres continuará liderando esfuerzos para ayudar a abordar las brechas de género y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Alentamos a los miembros de la comunidad empresarial a unirse a nosotras para convertir estos principios en práctica, ampliando el alcance y profundizando el impacto de nuestra acción colectiva, siempre para el bienestar y desarrollo de todas las mujeres y la comunidad.

Etiquetas: