Martes 19 DE Febrero DE 2019
Opinión

Persecución penal contra el presidente de “elPeriódico”

— editorial
Más noticias que te pueden interesar

Según informaciones de prensa, el presidente de elPeriódico, Jose Rubén Zamora, al igual que en los tiempos en que la ex vicepresidenta Roxana Baldetti pretendió encarcelar a Zamora, está siendo perseguido penalmente por sus opiniones por medio de la imputación ante la jurisdicción penal ordinaria de la supuesta comisión de delitos previstos en la Ley contra el Femicidio y Otras Formas de Violencia contra la Mujer, a raíz de una denuncia presentada por Sandra Torres, excónyuge del exgobernante Álvaro Colom y expresidenta de la Comisión Interinstitucional de Cohesión Social.

Esta persecución penal contra Zamora es improcedente, porque, conforme la Constitución y la Ley de Emisión del Pensamiento, la supuesta comisión de delitos y faltas en el ejercicio de la libertad de emisión del pensamiento debe juzgarse y sancionarse ante la jurisdicción privativa prevista en la Constitución y la Ley de Emisión del Pensamiento. De esa cuenta, la pretensión de encuadrar las opiniones de Zamora en tipos penales de otra naturaleza, para que proceda la persecución penal a cargo de tribunales penales ordinarios, es arbitraria.

Inequívocamente, las persecuciones penales ilegales contra periodistas y comunicadores son manifestaciones de abuso de poder, que supone el uso excesivo, impropio, injusto e indebido de quien ejerce poder, mando o jurisdicción.

Decir la verdad en este país sigue siendo peligroso, casi un suicidio, dado que los poderosos mandan y el Estado se ha mostrado tremendamente incapaz para proteger la vida, la integridad personal (física, psíquica y moral), los bienes, la seguridad y la libertad de las personas. Sin duda, un Estado que no garantiza los derechos humanos es un Estado fallido, fracasado, ineficaz.

En todo caso, sostenemos que una sociedad en donde la libertad de emisión del pensamiento, consagrada en los tratados internacionales de DD.HH. y en las constituciones garantistas, es nugatoria, está propensa al abuso de poder, a la arbitrariedad, al autoritarismo y a que se conculquen otros derechos fundamentales como la libertad de acción y el derecho a la propiedad. Sin libertad de emisión del pensamiento no puede haber democracia ni libertad.

Por tanto, exigimos a las autoridades estatales que garanticen, protejan y defiendan los derechos fundamentales de los periodistas y comunicadores, así como demandamos del Procurador de los DD.HH., Jordán Rodas, y de la fiscal general, Consuelo Porras, que investiguen a fondo la referida persecución penal contra Zamora y que deduzcan responsabilidades.

Asimismo, solicitamos al Relator para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de DD.HH. que se imponga de la arbitraria persecución penal contra Zamora y que demande del Estado de Guatemala que cese dicha persecución penal, que no se ajusta a los tratados y convenciones internacionales de DD.HH., la Constitución de Guatemala ni la Ley de Emisión del Pensamiento.

Finalmente, nos solidarizamos con el periodista Jose Rubén Zamora y le patentizamos nuestro apoyo y respaldo en esta etapa de intolerancia y desacato al imperio de la ley.

Etiquetas: