Domingo 9 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Basta de Moralejas

— Jose Rubén Zamora
Más noticias que te pueden interesar

Hoy lunes 27, se cumple un año del torpe, mal concebido y malogrado “non grato” del presidente Jimmy Morales, dirigido con dardo envenenado contra el comisionado de la CICIG, Iván Velásquez. Hace unos días a Morales le volvió a picar el mismo mosco: quiere expulsar con humillación al comisionado Velásquez.

La acción del año pasado estuvo precedida por una petición de antejuicio del Ministerio Público y la CICIG contra Jimmy Morales, por el delito de financiamiento ilícito de campaña. Ahora es lo mismo: hace dos semanas el comisionado Iván Velásquez y la nueva señora fiscal general, Consuelo Porras, presentaron otro caso de financiamiento ilícito, aún más serio, y solicitaron retirar la inmunidad a Jimmy Morales para investigarlo.

 Hace un año, en su precipitación, Morales ejecutó mal los procedimientos, las liturgias, rituales y protocolos; además la Corte de Constitucionalidad (CC), a petición del Procurador de los Derechos Humanos, contuvo los desastrosos impactos que tan loca y excéntrica decisión habrían traído sobre Guatemala y en particular en el gobierno del FCN. Esa orden de la CC está vigente. No obstante, después de la comparecencia del Gabinete en pleno ante la CC, reclamando la expulsión del embajador de Suecia, Anders Kompass, por cierto un ser humano y un diplomático excepcional, el presidente Morales volvió a envalentonarse y se dice dispuesto a dar el salto al vacío y emprender una inútil lucha contra molinos de viento inexistentes. Y, si fracasa, según sus consejeros, el dictador Daniel Ortega lo espera con los brazos abiertos, por una cuota insignificante de US$1 millón mensual, como lo ha hecho con el impresentable Gustavo Herrera, quien robó Q350 millones al IGSS y además es el responsable del nombramiento corrupto de las cortes de justicia en 2014.

Los ministros de Estado están siendo presionados para firmar el Acuerdo Gubernativo de expulsión del comisionado Velásquez, y varios de ellos se resisten, pues saben las consecuencias de un insensato desacato a la CC. Pero aun así, Morales, y, los fanáticos proto-fascistas y corruptos, lo siguen azuzando. Al final, la pita se romperá por lo más delgado.

Etiquetas: