Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Opinión

El transfuguismo altanero y corrupto

Ni sopesan, ni les importan las graves consecuencias a que están sometiendo a los votantes, ya cansados de su inoperancia, abusos de poder e indiferencia.

Fecha de publicación: 17-08-18
Por: Silvia Tejeda

Como si ningún daño se hubiera hecho a la incipiente democracia con 20 años de transfuguismo partidario, entre diputados que se han perpetuado en el poder legislativo hasta por  más de cuatro periodos, que han saltado de un partido desprestigiado a otro que más promete, ahora resulta que la Comisión de Asuntos Electorales del Congreso, con una estrategia muy perversa impulsa una propuesta para perpetuarlo y ensanchar más sus ya nefastos daños y privilegios.

 Pretenden que nos traguemos una reforma al Artículo 205 Ter como una legalidad disfrazada de prohibición que, en realidad, determina una gran disculpa, para los tránsfugas consuetudinarios que no deben renunciar a su actual partido antes de cumplir tres años desempeñándose como diputados, pero que, justo un año antes del próximo periodo eleccionario estarán muy libres de mantenerse o  enfilar un nuevo rumbo partidario.

¡Qué significa tal jugarreta para las aspiraciones de nuestro pueblo, después de ser víctima del saqueo parlamentario por varios lustros? ¿Podemos los guatemaltecos aceptar semejante trampa? Debemos reconocer que, durante los años que lleva el periodo gubernamental del señor Morales, la preeminencia numérica del partido oscurantista, nutrido con los más desacreditados diputados huidos de los partidos PP y Lider, aviesamente han logrado convertir el Congreso de la República en el poderío de un partido político que ha sobrepuesto sus decisiones de proteger a políticos corruptos y a funcionarios perseguidos por la justicia, en lugar de haber legislado para democratizar el país. Ni sopesan, ni les importan las graves consecuencias a que están sometiendo a los votantes, ya cansados de su inoperancia, abusos de poder e indiferencia.

El historial del sistema de impunidad y corrupción acrecentado entre los diputados tránsfugas ha sido el medio más al alcance para los saqueadores que, poco a poco se convirtieron en piezas adaptadas muy bien a las narcopropuestas, a la protección de compañías asociadas para las transas y que se plantaron como auténticos jerarcas de pueblos abandonados, pero muy explotados por negocios que, unas veces medio cumplieron y otras se escamotearon los fondos, a través de sus empresas familiares.

¿Por qué tan ingrato empecinamiento que se burla y se burla de un pueblo tan saqueado?

¿Por qué los partidos mayoritarios se unen tan bien cuando de bloquear la democratización se trata? ¿Por qué hasta se animan a chantajear a los partidos minoritarios para que los apoyen en semejante  patraña? Están actuando como unos auténticos apátridas, altaneros y anclas de los más insensibles corruptos. Ni modo son aproximadamente 70 los más afectados.

Etiquetas: