Sábado 23 DE Marzo DE 2019
Opinión

Los pueblos son como los volcanes, nadie les prende fuego porque ellos estallan solos

El PIB per cápita de Nicaragua todavía no alcanza al de Somoza

— Gonzalo Asturias Montenegro
Más noticias que te pueden interesar

“-Los pueblos son como los volcanes a los que nadie les prende fuego porque ellos estallan solos”, dijo Fidel en 1979 en Managua, tras el triunfo de la Revolución Sandinista (me parece todavía oír hoy sus palabras, su timbre de voz, y ver sus ademanes histriónicos). Fidel se refería a las violentas guerras civiles que tenían lugar en El Salvador y Guatemala, y a la que recién había concluido en Nicaragua, con el triunfo de la Revolución Sandinista.

Cuando Fidel dio su discurso en Managua, Daniel Ortega, hoy dictador de Nicaragua, aplaudía con gran entusiasmo a Castro.

Ahora, 39 años después de ese histórico discurso, las palabras de Fidel cobran una validez inusitada, porque el pueblo nicaragüense recientemente se ha levantado en masa, con la fuerza de un volcán en erupción. ¡Nadie le prendió fuego, estalló solo!

Como en Cuba no hay volcanes en erupción, Fidel no sabía que estos colosos no se extinguen sino que hacen sucesivas erupciones violentas. Y ahora recién vimos un nuevo episodio eruptivo, controlado con represión, asesinatos extrajudiciales y comisión de delitos de lesa humanidad.

 

En realidad, los jóvenes que se alzaron contra la dictadura, coreaban que Ortega y Somoza son la misma cosa. Y así es en efecto, en cuanto a los procedimientos de corrupción. Pero, por otro lado, el asunto es peor porque el PIB per cápita de la Nicaragua hoy no alcanza todavía al del final del gobierno de Somoza, lo que quiere decir que la Revolución Sandinista castró económicamente a dos generaciones de nicaragüenses, además de robarles sus aspiraciones de desarrollo democrático en libertad.

La gráfica que incluyo en este artículo, basada en información del Banco Mundial, habla con más elocuencia que mil palabras. Como en política no cuentan las teorías sino los hechos, el Sandinismo resultó un total fracaso económico, unido este a represión, violación de los derechos humanos y a la comisión de delitos de lesa humanidad por parte del gobierno, lo que representa un combo maldito

Y un comentario aplicado a nuestro país. ¿Qué hubiera pasado si en Guatemala hubieran triunfado los guerrilleros? Pues, que no habríamos llegado al PIB per cápita de la década de los ochenta del siglo pasado, lo cual hubiera creado posteriormente una grandísima convulsión social, que solo hubiera sido detenida sobre la base de brutal represión, al estilo de Nicaragua y Venezuela. ¡De la que nos salvamos! Probablemente, las nuevas generaciones de guatemaltecos no estén muy conscientes de ello. Pero, la historia es gran maestra y asesora. ¡No vivamos de espaldas a ella!

gasturiasm@gmail.com

Etiquetas: