Viernes 19 DE Julio DE 2019
Opinión

Generar héroes

El convertirse en una sociedad generadora de héroes no es fácil, y menos en un país con tantas carencias.

Fecha de publicación: 11-08-18
Por: Carlos Colom

No sé precisar si es un tema cultural, enraizado en nuestra forma de ser, o de alguna otra naturaleza… pero mi sentir es que en Guatemala vivimos en un ambiente en donde la descalificación y la superficialidad al analizar a las personas y juzgarlas, como si las conociéramos profundamente, están a la orden del día. Somos una sociedad que no genera héroes y que típicamente no celebra los triunfos ajenos. No me refiero a que no tengamos personajes históricos, amigos o familiares a quienes miremos hacia arriba y admiremos, me refiero a la constante generación de héroes, día con día, expuestos públicamente, que un país necesita para que su población tenga modelos que replicar y sueños que alcanzar. Creo que es un tema que subestimamos y que nos hace gran daño. El convertirse en una sociedad generadora de héroes no es fácil, y menos en un país con tantas carencias, sin embargo, cuando se observan las experiencias de otros países, se entiende que es un fenómeno que genera numerosas ventajas.

Desde temprana edad soy fanático de los deportes, no es que sea el más hábil para los mismos, pero el practicar algunos, como el basquetbol, y el seguir, año con año, las temporadas de la mayoría de disciplinas deportivas por televisión, principalmente el béisbol de las grandes ligas y el basquetbol de la NBA por mi afición a los Dodgers y Lakers de Los Ángeles, me ha dejado muchos aprendizajes. El observar cómo se comportan los jugadores durante el juego, su actitud cuando ganan, pero más importante cuando pierden, cómo juegan en equipo y complementan sus habilidades para tratar de ganar, el rol del líder del equipo y de los entrenadores, dentro y fuera de la cancha, la actitud de los que están en la banca y los novatos, cómo actúan cuando están bajo presión, sabiendo que los están observando miles de personas en vivo y millones por la televisión, quiénes juegan sucio y quiénes limpio, entre muchas otras cosas, me ha parecido interesante, y conforme han pasado los años, he llegado a ver cosas más allá del marcador del juego, y a sacar conclusiones que van más allá de lo deportivo. Una de ellas es que países como Estados Unidos, se han convertido en verdaderas “máquinas” para generar héroes, cada día, antes, durante y después de cada juego, la cantidad de cobertura que los medios de comunicación le dan al tema, el enfoque con el que presentan las noticias, las historias de los jugadores y los entrenadores, están diseñadas para que los cientos de millones de seguidores, muchos de ellos niños y jóvenes que están iniciando a practicar alguna disciplina deportiva y a formarse como personas, puedan tener héroes y ejemplos a seguir. Esto no solo aplica a los deportes profesionales, puede que sea aún más importante en las ligas colegiales. También se replica en la industria del cine, en el mundo empresarial y el del servicio público, particularmente con los miembros de las fuerzas armadas, y en muchos otros campos del quehacer cotidiano.

Así está diseñado el sistema y tiene una razón profunda de ser, no es coincidencia. No es un sistema fácil de crear. Requiere de grandes esfuerzos y visión de largo plazo, pero tiene enormes recompensas. En buena medida, considero que esa cultura generalizada de crear y publicitar a los héroes, y la celebración de los triunfos ajenos, ha servido como un silencioso catalizador histórico del desarrollo de Estados Unidos. ¿Podremos algún día en Guatemala cambiar elementos de fondo en el sistema, y nuestra actitud, para convertirnos en un país generador de héroes?

Etiquetas: