Domingo 19 DE Agosto DE 2018
Opinión

Reconocimiento de derechos, no folclor

A las mafias que hoy gobiernan Guatemala, no les interesan los derechos de los pueblos indígenas, les interesa seguirse enriqueciendo con los recursos del Estado.

— Miguel Ángel Albizures
Más noticias que te pueden interesar

Hoy, es un día especial, es el Día Internacional de los Pueblos Indígenas y, como siempre, el folclor se impondrá, abundarán los saludos, las promesas y buenos deseos, pero continuará la explotación, la injusticia, la discriminación, la exclusión económica, el racismo y la ausencia de derechos esenciales de los pueblos indígenas. Su derecho a la tierra y al territorio seguirá siendo negado. La expulsión o desalojo de cientos de familias continuará para beneficiar a las familias de los criollos adinerados para que extiendan la siembra de palma africana y a las grandes compañías mineras que explotan nuestros recursos naturales y contaminan los ríos.

Pero indudablemente continuarán las protestas, las exigencias, la resistencia y la lucha porque los pueblos indígenas son invencibles y así lo han demostrado por siglos frente a quienes quieren asimilarlos, a quienes dicen y repiten que somos un solo pueblo, que “todos somos guatemaltecos”, a quienes siguen negando la construcción de un Estado plurinacional que reconozca los derechos individuales y colectivos de los pueblos Maya, Garífuna y Xinca. Quizá el día de hoy paren los desalojos para continuar mañana con más fuerza. Quizá hoy no se asesine a otros líderes comunitarios, pero sí continuarán vigilándolos y escuchando sus conversaciones telefónicas para que, cuando el finquero diga, o el Ministro de Gobernación lo decida se proceda a la eliminación física de quienes consideran enemigos del Estado. De ese Estado construido por los criollos con tres pilares que le siguen sosteniendo: La exclusión económica, la discriminación y el racismo.

Para empezar a poner fin a esa situación, se necesitan transformaciones profundas que no se pueden esperar de quienes siguen detentando el poder, pues para ellos el Estado neoliberal es el que les garantiza la acumulación de la riqueza y de la tierra en pocas manos. Hace falta que los pueblos indígenas hagan surgir el instrumento propio para disputar el poder, pero esto no será posible sin alianzas con otros sectores igualmente marginados y explotados. De las propuestas que los pueblos indígenas ya han hecho para refundar el Estado, es necesario pasar a la acción unitaria que es indispensable para lograr los objetivos. Sin unidad no hay nada, no hay fuerza, no hay esperanza, no hay futuro para la juventud de hoy ni para las nuevas generaciones. Es en ellas en quienes tenemos que pensar para que no sigan viendo el paraíso en Estados Unidos y exponiendo su vida.

A las mafias que hoy gobiernan Guatemala, no les interesan los derechos de los pueblos indígenas, les interesa seguirse enriqueciendo con los recursos del Estado y poniendo las fuerzas de seguridad al servicio de los grandes terratenientes y empresas transnacionales para reprimir a quienes exigen mejores condiciones de vida, su derecho a la tierra y el respeto a su territorio.