Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Opinión

El rincón de Casandra

El alfabeto emocional.

— Jacques Seidner
Más noticias que te pueden interesar

El doctor Juan Hitzig es un personaje especial y autor de Cincuenta y tantos referente a problemas de la edad. En la página de Gerontología recalca que el ser humano vive cada vez más y explica cómo hacer para que esta longevidad no sea una acumulación de dolencias y enfermedades, sino una etapa vital, plena de experiencias y desarrollo personal.

Las ideas centrales de este libro se basan en investigaciones que demuestran que alrededor de los cincuenta años se encuentra el Punto de Inflexión Biológica que define en qué forma envejeceremos. Profesor de la Universidad Maimónides de Israel y reconocido gerontólogo judío dedicado a estudiar las causas de la longevidad saludable sostiene con humor que:

“El cerebro es un músculo fácil de engañar; si sonríes cree que estás contento y te hace sentir mejor”.

El autor le dio también por estudiar la curiosa relación que tienen ciertas letras del alfabeto con actitudes emocionales, positivas algunas y no tanto otras. Es así que escogió cuatro letras S A R D. Las dos primeras coinciden con aspectos positivos las segundas dos a actitudes negativas. Veamos.

– Letra S:

Serenidad-Silencio-Sabiduría-Sabor-Sueño-Sonrisa-Sociabilidad-Sedación.

– Estas conductas derivadas de la S llevan a actitudes iniciadas con la letra A.

Ánimo-Aprecio-Amor-Amistad-Acercamiento.

Todo ello positivo.

­­– Por el contrario la letra R llevaría a conductas negativas que deben evitarse.

Rabia-Resentimiento-Reproche-Rencor-Rechazo-Resistencia- Represión.

– Estas actitudes que prenden una luz de alerta nos llevarán a la letra D.

Depresión-Desánimo-Desesperación-Desolación.

Por otra parte el inquieto doctor Hitzig asevera lo siguiente que pudiera ser guía para ciertos seudoformadores de opinión que suelen expresarse ex cátedra al pensar más en ellos mismos y su pompa personal –vanitas vanitatis– que en el bienestar de su entorno.

-Presta atención a tus pensamientos puesto que se harán palabras.

-Presta atención a tus palabras puesto que estas llevarán a actitudes.

-Presta atención a tus actitudes puesto que estas llevarán a conductas.

-Presta atención a tus conductas que estas formarán opinión.

Y como asevera Casandra que con frecuencia es escuchada aunque rara vez creída:

Si algo tiene remedio de qué te preocupas.

Si no lo tiene, de qué te preocupas.

Etiquetas: