Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Desmantelando el engaño

Una nación en el patio trasero del tío Samuel en permanente convulsión es un peligro latente para su seguridad.

— Amílcar Álvarez
Más noticias que te pueden interesar

El tiempo pone las cosas en su lugar y sabemos que el proceso democrático no merece el nombre, consolidándose solo la mafia gobernante. La mayoría de los cambios son cosméticos, conservando el ancien régime intacta la estructura al considerar que la democracia es depositar el voto en las urnas y punto, la miseria, el nivel educativo y la corrupción es peor que antes. El sistema destinado a ser eterno sigue destilando en la pasarela la demagogia florida de los políticos engañando al que se deja, mostrando en todo su esplendor su narcisismo tropical, su incapacidad y la corrupción galopante, prometiendo y cumpliendo terminar con la pobreza pero la de ellos. El estado actual del país es deplorable, sin vislumbrarse una alternativa seria que lo saque del atraso y lo rescate de los depredadores que mantienen alienada a la sociedad enredada en el consumismo y la ignorancia, sin perspectiva de consolidar su futuro lejos de la sobrevivencia. La política que mejor resultado les da es fomentar la falta de identidad y la indiferencia, pasando desapercibido el pillaje permanente y el rezago político, económico y social, perpetuando los privilegios de los tiburones dedicados a vivir como reyes de la evasión y de la elusión fiscal, envueltos en una fantasía digna del Medioevo, ajenos a las necesidades del país que les da todo y no le devuelven nada.

Una nación en el patio trasero del tío Samuel en permanente convulsión es un peligro latente para su seguridad, al ser una fábrica de migrantes, trasiego de drogas y de gente buscando el american dream, sin excluir en el río revuelto terroristas. A pesar de conocer la magnitud de la crisis y teniendo en sus manos la solución que pasa por implementar políticas integrales realistas de tipo económico, financiero, político y social con una buena dosis de eggs que traducido significa voluntad política, los gringos hacen como que hacen sin hacer nada, regalando el pisto para que se lo claven. Mientras sigan en esa onda seguiremos hablando paja otros 500 años, sin acuerdos ni resolver los problemas fomentando la discordia y estar todos contra todos, velando cada uno por el derecho de su nariz. Y la farsa seguirá, viviendo igual o peor con lobos del populismo sin valores recibiendo financiamiento oscuro perpetuando el reinado de la impunidad, dirigiendo la orquesta del próximo desmadre electoral donde la rumba será la misma con los mismos cantantes y bailarines salvo un prodigio. Y sin perder el tiempo legislarán para no cumplir la ley y burlarse de la Justicia y de los jueces honrados y dignos, mereciendo párrafo aparte y ser condecorados los funcionarios que combaten la pobreza recetándose sueldos de película y bonos a granel.

La única salida del callejón sin salida y no seguir al garete puede venir de un hecho determinante destinado a cambiar el destino de la región y del mundo: la geopolítica. Al estar servida la mesa de la disputa por los recursos escasos estratégicos, su intensidad los obligará a cuidar el entorno no a depredarlo, las opiniones de míster Trump en Twitter–sin ser improvisadas– desatando pasiones no alteran esa visión. Al caerse la imposición del capitalismo democrático universal y el avance de sus enemigos en todos los frentes con China desafiando su hegemonía, el viraje radical de la política comercial y migratoria no debería sorprender a nadie ni tampoco el que vendrá en el futuro, manteniendo intacto el nivel de primera potencia sin descuidar conflictos añejos como el religioso en oriente medio entre sunnitas y chiitas y estos con Israel, amenazado por Irán con desaparecerlo del mapa, lo que bien puede ser al revés por el potencial militar del país hebreo. Aquí tienen en contra además del tiempo la bomba demográfica, el cambio climático y los dueños de la mazorca dispuestos a negociar con la única condición de que no cambie nada. Si dudan y desean seguir jugando tuero, esperen a terminar de remover los escombros del naufragio maligno anunciado y seguimos platicando de la inmortalidad del cangrejo. Nota. Hace unos días falleció el entrañable amigo Alfonso Castillo, donde quiera que se encuentre un abrazo eterno al inolvidable Conde de la Garrucha.

Etiquetas: