Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Comunidades movilizadas promoviendo la salud de mujeres y niñas

La guía se encuentra disponible en la librería Casa Cervantes.

— María Aguilar
Más noticias que te pueden interesar

El jueves pasado, con lleno total, se presentó en Guatemala el libro: Guía práctica para promover la salud de las mujeres, una herramienta para ayudar a que comunidades se movilicen a favor de la salud de las mujeres y las niñas desde un contexto que propone que para atender el tema se debe tomar como punto de partida un enfoque interseccional que explique cómo múltiples inequidades estructurales afectan la salud de las mujeres. La guía, publicada por la institución Hesperian, validó el material en 26 países y surgió como producto del trabajo de décadas de acompañamiento de la doctora Melissa Smith en comunidades pobres de África, Estados Unidos y América Latina.

El enfoque interseccional agrega un invaluable aporte al tema de la salud en un país como el nuestro. En un territorio tan desigual, pobre, patriarcal y racista como Guatemala, es de suma importancia asumir la salud en general, y no solo el acceso a servicios de salud, como parte de un proceso estructural de marginalización. Solo así se pueden tomar pasos conjuntos desde las comunidades para demandar derechos al Estado para mejorar la vida de las mujeres, que terminan beneficiando a las comunidades en general. Por lo tanto, esta guía no se enfoca solamente en los temas que por lo general son asociados con mujeres, como lo es la maternidad o la salud reproductiva sino que aborda temas de sexualidad, placer, salud sexual, violencia de género, abortos inseguros, al mismo tiempo que ofrece insumos legales y múltiples ejemplos participativos que aportan a la construcción de un movimiento a favor de la salud.

 Durante la presentación resaltaron varios puntos y dos temas importantes. El primero: promover la noción que la salud en general es parte de los derechos que son responsabilidad del Estado y por consiguiente deben ser demandados fervientemente por las y los ciudadanos. Y segundo: la necesidad de repensar el concepto de comunidad, para que sobrepase la noción de que es sinónimo de pueblos indígenas. Es decir, es preciso pensar en comunidad como un concepto de amplio alcance más allá de lo identitario. En palabras de una de las comentaristas, comunidad son los grupos de iglesia, familia, amigos, colectivos y otros. Comunidad son todos los espacios dentro de los cuales nos movemos como ciudadanos y es desde allí que el trabajo de discusión para romper tabús y exigir derechos comienza.

La guía se encuentra disponible en la librería Casa Cervantes. Asimismo, colectivos y comunidades que deseen mayor información pueden consultar la página en línea de Hesperian donde podrán encontrar material para leer y descargar sin costo en: hesperian.org/books-and-resources/resources-in-spanish  así como en: es.hesperian.org/hhg/HealthWiki.

Etiquetas: