Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Criminalizar, controlar, perseguir y asesinar

Las órdenes de captura contra violadores, no se ejecutan ni mucho menos se persigue a criminales, ni se  investigan  las denuncias que se presentan.

— Miguel Ángel Albizures
Más noticias que te pueden interesar

El 27 de julio en el municipio de Nebaj, volvió a correr sangre. Juana Raimundo de escasos 25 años de edad fue salvajemente asesinada por quienes, a través de crímenes selectivos, pretenden frenar la lucha de organizaciones campesinas por reivindicaciones propias y por ampliar los espacios de expresión. La joven fue secuestrada el viernes por la noche y su cadáver fue encontrado al día siguiente con muestras de tortura, lo que demuestra que no se trata de un crimen común ejecutado por venganza o por robo de pertenencias, sino de un crimen político a través del cual nos lanzan un mensaje a todos quienes luchamos porque en Guatemala haya justicia, democracia y paz.

Los comentarios que hemos escuchado al interrogar al respecto de los crímenes que suceden en Nebaj, es que por esta región están activos miembros de la Fundación contra el Terrorismo, léase, fundaterror, militares retirados y expatrulleros civiles que actúan con el beneplácito de las autoridades civiles y militares. En Nebaj, la fundaterror ha hecho protestas contra el juicio por genocidio cometido en toda la región ixil y dirigentes de organizaciones de víctimas tienen demandas judiciales y han sufrido amenazas para paralizar su acción. El mural que estudiantes de la Universidad de San Carlos hicieron en la Plaza Central, ha sido dañado por quienes niegan los crímenes cometidos por el Ejército en la década de los ochenta.

Las órdenes de captura contra violadores, no se ejecutan ni mucho menos se persigue a criminales, ni se  investigan  las denuncias que se presentan. Jóvenes y hasta niñas que han sido violadas o que sufren la violencia intrafamiliar, han muerto después de presentar las denuncias. Otras han renunciado a continuar con los juicios por las amenazas que sufren. Además de ello, la falta de oportunidades para jóvenes que han sacado una carrera y la desesperante situación económica, les lleva al suicidio. En el presente año los suicidios han
aumentado en esta región.

El retroceso que vivimos en el ejercicio de elementales derechos ciudadanos, es evidente, pues no se trata solo de Nebaj, sino lo mismo sucede en Jutiapa, Jalapa, Izabal Alta Verapaz y otros departamentos. La agresión y robo de instrumentos de trabajo a periodistas ha sido denunciada, así como el control de llamadas telefónicas a quienes las autoridades, consideran enemigos del gobierno se realiza con todo descaro. Una vez más vuelve a circular una lista de periodistas, líderes comunitarios, personajes políticos y hasta jueces que, según la fundaterror, deben ser enjuiciados, mientras la campaña de desprestigio se desarrolla con fuerza para deslegitimar la lucha de defensores de derechos humanos. Por todo ello hace falta la creación de un frente común contra la represión, la criminalización de las luchas sociales, la persecución y asesinato de líderes comunitarios.

Etiquetas: