Viernes 19 DE Julio DE 2019
Opinión

Policarpo Silvestre III

La modernización del Estado es irreversible en lo político, económico, social y un largo etcétera.

Fecha de publicación: 31-07-18
Por: Amílcar Álvarez

Diálogo con don Pol Silvestre sin otro apellido. ¿QUÉ OPINA DEL SINDICALISMO? Es una conquista universal sagrada que seudosindicalistas la pervirtieron desvirtuando sus fines. ¿HAY MUCHOS SINDICATOS? °. Se volvió un negocio próspero, un simple ejemplo: los dirigentes reciben 1,000 quetzales de viáticos diarios y los Médicos devengan un salario mensual de Q3,500. Además, por apoyar a los gobernantes de turno obtienen dinero y otras granjerías impropias en cualquier parte, más en un país con necesidades impostergables como el nuestro, corrompidos hasta la médula se multiplican con cinismo populista diciendo defender a la clase trabajadora. Esa dirigencia corrupta y nefasta merece ser defenestrada sin contemplaciones, nombrando dirigentes que cumplan sus atribuciones con dignidad sacando a los mercaderes del templo.

¿Y LA INFRAESTRUCTURA? Se volvió una suculenta movida para los corruptos, provocando que tahoneros, chicleros, maromeros y todo tipo de malandrines se volvieran constructores de la noche a la mañana. Hay que reconstruir la red vial contratando empresas internacionales de prestigio y dos o tres nacionales que tienen la capacidad técnica y financiera de hacerlo, con supervisión para que cumplan las normas universales de calidad. El proyecto contempla carreteras de primero y segundo orden, caminos vecinales, revisión y construcción de puentes, incluyendo paralelos al Belice y el Incienso en una ubicación adecuada, el Anillo Metropolitano y el metro, resolviendo el tráfico vehicular y el transporte público. Edificios ecológicos para los Organismos del Estado dejando de pagar alquileres gravosos, hospitales, puertos, aeropuertos, escuelas, etcétera. La crisis es grave. Hace décadas estamos en el abandono por incapacidad y corrupción sin admitirlo, siendo impostergable tratar de impedir el desastre final sin titubeos.

¿SU PROGRAMA DE SALUD PÚBLICA? Sera dirigido por especialistas, teniendo como base la salud preventiva integrada disponiendo de instalaciones adecuadas, equipo médico moderno, medicinas de calidad suficientes y profesionales y técnicos capacitados bien remunerados, la construcción de hospitales regionales es prioritaria con el número de camas idóneo. El país dejará de ser el paraíso de los traficantes de la muerte que lucran al vender la medicina más cara del mundo. El presidente Trump le dijo hace poco a los accionistas de una de las empresas más grandes del planeta, –Pfizer– al pretender subir el precio de cien medicinas que tuvieran vergüenza y desistieron de hacerlo. Aquí se aplicará la ley a los que abusan vendiendo 200 y 300 por ciento más caras las medicinas que en México, Nicaragua, etcétera. No se puede permitir lucrar con la salud del pueblo de manera inhumana, ni tolerar un enriquecimiento usurario en conflicto con la ley y la moral, eso también es corrupción.

¿Y LA SEGURIDAD? Es un tema complejo. La política se implementará por expertos en la materia enfrentando el reto con eficacia en las diferentes modalidades de delincuencia que existen, fortaleciendo la formación y capacitación de personal calificado en el país y el extranjero. El crimen organizado es una organización multinacional sofisticada que debe combatirse con todos los medios al alcance priorizando la tecnología de punta, sin excluir el terrorismo fundamentalista y de Estado, que pone en riesgo la seguridad nacional y la de otros Estados. El gasto público se ejecutará de manera eficiente y transparente, al requerir los programas recursos cuantiosos obtenidos de impuestos y préstamos sin dilapidarlos. La evasión fiscal será perseguida y la elusión revisada, la corrupción se combatirá de forma implacable sin excepción en todos los niveles. La modernización del Estado es irreversible en lo político, económico, social y un largo etcétera, el modelo diseñado no dejará ninguna duda que se puede progresar con orden y vivir en paz. Es tiempo de entender que la única salida que nos queda es adoptar y adaptar la receta que aplicaron en su momento los países desarrollados y hacerlo antes de que el país se incendie. Sí o sí es el lema.

Etiquetas: