Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Álvaro Arzú Irigoyen (1946-2018). Parte XVI

Arzú Irigoyen afirma que una de sus principales obras fue la construcción de la Calzada Atanasio Tzul.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

No es este momento, para analizar el desempeño del ingeniero José Ángel Lee Duarte, como alcalde del municipio de Guatemala, para el período para el que fuera nombrado (1982-1986) por los golpistas del 23 de marzo de 1982. Únicamente, hay que recordar que una de sus obras fue adoquinar la zona 8, especialmente aquellos sectores que se convertían en unos grandes lodazales, en la temporada de lluvias y que se convertían en grandes polvaredas, en tiempos de verano. Se construyeron los desagües y se valorizó con esa obra, humildes viviendas de todo ese largo y sufrido vecindario, especialmente aquellos cercanos al gran mercado mayorista de La Terminal. Muchas de esas humildes viviendas, fueron vendidas por sus propietarios, ya con la “plusvalía” de los terrenos, después del adoquinado, adquirida. Naturalmente, hubo otros que no vendieron y que han podido rentar esas propiedades para diversos fines comerciales, todos vinculados con la cercanía de La Terminal.

Finalmente, después del recambio vivido al año y cinco meses después de que asumiera como Jefe de Estado, el General José Efraín Ríos Montt, el 8 de agosto de 1983, se da nuevamente un recambio en la cúpula militar golpista, llevando a la Jefatura del Estado, el General Oscar Humberto Mejía Víctores, quien estará al mando de 1983 a 1986. Es en ese año que se realizan las elecciones generales para elegir Presidente de la República, diputados, alcaldes y naturalmente al Alcalde de la Nueva Guatemala de la Asunción. De esta elección resultan vencedores, el Licenciado Marco Vinicio Cerezo Arévalo como Presidente de la República y el señor Álvaro Enrique Arzú Irigoyen, para el período 1986-1990. Durante su gestión, el Presidente Cerezo Arévalo realiza toda una política exterior encaminada a buscar la paz en los distintos países centroamericanos, que habían vivido conflictos armados internos. Este fue el caso de nuestro país, El Salvador y Nicaragua. Esta fue la iniciativa de los pactos de Esquipulas. En el caso de Arzú Irigoyen, el recién electo alcalde del municipio de Guatemala, hay que decir que navegaba con una bandera de no ser, ni de derecha ni de izquierda extremista, más bien pretendía figurar en el centro político de un país, hasta entonces acostumbrado a ambos radicalismos, según pregonaban. Se dice que en ese periodo de 1986 a 1999, dado que los jóvenes empresarios empiezan a interesarse en la política, muchos de años son cooptados por los partidos políticos que Arzú Irigoyen fue creando a lo largo de esos años.

En el libro de Méndez Vides, Arzú. Y el tiempo se me fue al ser interrogado sobre la obra de su primera gestión como alcalde, Arzú Irigoyen afirma que una de sus principales obras fue la construcción de la Calzada Atanasio Tzul, que como todos sabemos estaba ya delineada por la línea del ferrocarril, más o menos desde la veinticuatro calle de la zona 1 hasta los confines o inmediaciones de la colonia Justo Rufino Barrios o bien del complejo de edificios de Bello Horizonte. A cada extremo de la vía férrea había, por lo menos un carril de terracería, que al parecer fueron mejor delineados y construidos toda la infraestructura de drenajes necesaria para poder utilizar esa calzada como vía rápida entre el sur de la ciudad y el Centro Cívico. Naturalmente que esa  calzada, todavía hoy presenta poca uniformidad en diversos tramos de la misma. Naturalmente, vino a beneficiar a los industriales que se habían asentado en lo que fuera diseñado como un parque industrial en épocas de alcaldes anteriores.

Continuará…

Etiquetas: