Domingo 15 DE Diciembre DE 2019
Opinión

Instituciones, incentivos y bienestar

Sin embargo, si deseamos bienestar para todos, debemos construir nuevas instituciones, nuevos incentivos y nuevos árbitros.

Fecha de publicación: 28-07-18
Por: Roberto Blum

Si deseáramos explicar qué son las instituciones, diríamos que no son más que el conjunto de las reglas del juego que utilizan unos jugadores en un particular campo de juego. Son tres los elementos objetivos que definen cualquier institución. Los jugadores, sin embargo, juegan con un propósito. Propósito que al comienzo puede ser nebuloso pero que poco a poco se formaliza. Así, en un momento concreto, las instituciones han nacido o han sido creadas.

Los incentivos son simplemente los premios o castigos concretos que impulsan a los jugadores a jugar dentro del campo de juego siguiendo las reglas previamente acordadas.

Muy pronto, en la historia de las sociedades, el número de los jugadores crece y la complejidad y diversidad de los propósitos se multiplica, surgiendo la necesidad de establecer árbitros que juzguen las conductas de los jugadores e impongan los castigos y distribuyan los premios.

Así, en el presente podemos observar un gran número de juegos simultáneos en todas las sociedades actuales. En algunas de ellas, las instituciones son extraordinariamente fuertes y en otras, por el contrario, son sumamente débiles. Y de esta particular circunstancia depende el grado de bienestar de los miembros de esas sociedades.

Probablemente no es exagerado afirmar que a partir de la Paz de Westfalia en 1648 se comenzó a construir un entramado institucional que abarcaba el planeta entero. El esfuerzo de construcción institucional se aceleró a partir de la derrota de Napoleón en 1815 y los acuerdos surgidos en el Congreso de Viena que mantuvo la paz global durante los siguientes cien años.

La erosión de los cuatro pilares sobre los cuales se sustentó el orden internacional surgido en Viena en 1815 hizo que fuera necesario volver a construir un nuevo orden al terminar la Segunda Guerra Mundial en 1945. Los aliados vencedores de la guerra, liderados por los Estados Unidos se encargaron de darle forma a las nuevas instituciones y a los nuevos árbitros que ya cumplen setenta años.

Por desgracia, el orden bipolar que surgió y que sustentaba ese nuevo esquema institucional, colapsó en 1991 con la desintegración de la Unión Soviética y la aparición de nuevos jugadores internacionales que no estuvieron de acuerdo en seguir jugando con las reglas establecidas.

Hoy, el mundo se enfrenta a la necesidad de construir nuevas instituciones que satisfagan los intereses de los nuevos actores internacionales, todo esto en un ambiente político y económico crispado y poco favorable para llegar a acuerdos que permitan inventar nuevos “juegos no suma cero” en los que todos ganen. Sin embargo, si deseamos bienestar para todos, debemos construir nuevas instituciones, nuevos incentivos y nuevos árbitros.

*Hoy, hace 150 años se ratificó la décima cuarta enmienda de la Constitución estadounidense, enmienda que reinventó las libertades para todos los individuos que viven en los Estados Unidos. ¡Felicidades!

 

Etiquetas: