Viernes 19 DE Julio DE 2019
Opinión

Cibercrimen

Los males de la modernidad.

Fecha de publicación: 27-07-18
Por: Roberto Moreno Godoy

Cada vez es más frecuente escuchar sobre incidentes informáticos. Robo de cuentas, spoofing, estafas, phishing, extorsiones, hackeos, pornografía infantil, ciberbullying. Abundan criminales que acechan a las empresas y a las organizaciones, intentando ingresar subrepticiamente a sus servidores para obtener elementos sensibles o privados. Algunos secuestran información privilegiada y exigen cierta cantidad de dinero a sus dueños para recuperarla. Hay quienes capturan datos confidenciales, incluyendo nombres de usuarios, contraseñas y detalles de nuestras cuentas bancarias y de tarjetas de crédito. Puede haber alguien que se haga pasar por usted en el mundo virtual para solicitar servicios o utilizar su nombre para obtener un beneficio. Los menores están expuestos a riesgos. Muchas personas sufren acoso masivo a través de las redes sociales. En Guatemala se reportan cientos de transgresiones de esta índole, aunque muchas no pueden ser investigadas porque no son tipificadas aún como delitos.

Como resalta la Organización de Estados Americanos, en el último siglo el auge de las tecnologías ha traído consigo innumerables avances para la humanidad, pero también otra serie de retos para las autoridades, legisladores e investigadores, quienes han tenido que centrarse cada vez más en la persecución y sanción de los delitos cibernéticos. Según estimaciones de LACNIC, el organismo que maneja el registro de direcciones de Internet para América Latina y Caribe, el cibercrimen le cuesta a nuestra región alrededor de 90 mil millones de dólares al año. Por esta razón, en 1999 los Estados miembros de la OEA establecieron un grupo de expertos para realizar un diagnóstico de la actividad delictiva vinculada a las computadoras y la información, hacer un análisis de la legislación, las políticas y las prácticas nacionales, identificar las entidades que tienen experiencia en la materia y colaborar para combatir este flagelo. Hay grandes retos, pues no solo se carece de entidades especializadas, sino que hay pocas personas debidamente preparadas. Esto limita la facultad para prevenir situaciones, así como para investigar y perseguir la comisión de delitos.

Esta semana, la Universidad del Valle de Guatemala fue anfitriona y copatrocinadora del evento OEA CyberWomen Challenge, que también contó con el respaldo del Ministerio de Gobernación y de la cooperación canadiense. El evento buscó incrementar la presencia y el rol de la mujer en el área de la ciberseguridad. La mañana comenzó con una plática sobre la importancia de estrategias de seguridad informática. Luego, en una plataforma brindada por la Empresa Trend Micro, se simuló un juego conocido como “capturar la bandera”, donde cada equipo debía resolver los acertijos de ataque e idear estrategias de defensa. El ejercicio resaltó la importancia de entender cómo piensan y operan las personas que están tratando de aprovechar las vulnerabilidades de los sistemas informáticos, lo cual ayuda a poner las medidas necesarias para prevenir o mitigar los ataques. Por la tarde, se discutieron brevemente las bondades de los sistemas de monitoreo, para poder detectar actividades anómalas e intentar prevenir situaciones no deseadas. Se abordó, entro otros aspectos, la actualización de parches de vulnerabilidad, los beneficios de los ambientes de prueba y de desarrollo, la revisión de bitácoras, configuración de reglas en el firewall y control de accesos. La información es uno de los valores más importantes, sino es el más importante, de cualquier empresa u organización. En la era digital, toda la información de finanzas, recursos humanos, patentes y diseños, entre otros, está almacenada en los sistemas informáticos. Por lo tanto, es muy importante de mantenerla resguardada ante cualquier amenaza que pueda poner en riesgo su integridad o privacidad.

Etiquetas: