Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Enfoque: Ojos abiertos: El momento de los “destapes”

Como se esperaba, tras la Copa del Mundo se agitan las aguas políticas y principian a mencionarse nombres de aspirantes a cargos.

— Gonzalo Marroquín Godoy
Más noticias que te pueden interesar

Si hay 26 partidos políticos inscritos –con algunos más en formación– y todos ellos deben entrar en estos meses en un proceso de escoger a sus candidatos para presidencia, vicepresidencia, alcaldes municipales y diputados, no era difícil anticipar que tras el final de la Copa del Mundo de fútbol se agitarían las aguas y pronto principiarían los destapes de los principales aspirantes.

Mientras los franceses celebraban su triunfo sobre Croacia, en las redes sociales de nuestro país principiaron a circular nombres de supuestos presidenciables, entre ellos algunos que han venido trabajando en la formación de sus propios partidos, mientras otros apenas hacen sus primeros tanes con pláticas y negociaciones, buscando quien les acoja entre los partidos existentes.

Los nombres que más se mencionan desde hace meses son los de Alejandro Giammattei, muy activo con su propio partido VAMOS, Sandra Torres (UNE) y Zury Ríos. Estos tres personajes ya son conocidos de los electores guatemaltecos, pues previamente han sido aspirantes al Guacamolón, como se conocía en medio políticos al Palacio Nacional, símbolo del poder presidencial.

Giammattei es uno de los políticos con más participaciones como candidato en el país –ninguna victoriosa–, pues compitió dos veces por la alcaldía metropolitana y ha sido presidenciable en las últimas tres elecciones generales. Evidentemente no se ha cansado, pues se prepara para su cuarto intento por hacerse del poder. Ha sido candidato de la Gana, Casa y Fuerza. Por experiencia en campañas electorales no se quedará, sin duda.

Sandra Torres es soñadora de la Presidencia de la República. Se vio frustrada en 2011 por resolución de la CC y cuando finalmente pudo participar (2015), el político novato, Jimmy Morales, la superó ampliamente en las urnas. No pierde ganas y aunque su partido se ha venido a menos por todos los escándalos de corrupción, sigue creyendo que un día ganará, lo cual no parece tan cercano.

Zury Ríos es otra representante de la vieja política. De todas maneras deberá superar nuevamente las impugnaciones que lleguen a su candidatura por
impedimento constitucional.

Pero el mayor alboroto se ha visto este fin de semana en las redes sociales por una reunión que tuvo lugar en San Salvador, en donde reapareció Thelma Aldana, quien había anticipado desde España hace un par de meses que buscaría la participación política en la próxima contienda electoral.

Las fotos –que fueron filtradas seguramente– circularon profusamente en las redes, levantando todo tipo de comentarios, tanto a favor como en contra. Por cierto, esa reacción puede anticipar que la campaña electoral del próximo año será intensa en sus debates, pero también en los ataques para desprestigiar y las polémicas intensas que se darán. Lástima que se llega con demasiada facilidad a la descalificación sin argumentos, pero esta es una realidad con la que tendremos que convivir.

La ex-Fiscal General dará seguramente mucho de qué hablar, aunque hace falta ver el partido político que la respalde y si el movimiento Semilla que le acompaña, alcanza su inscripción antes de la convocatoria. Aparentemente lo logrará.

Hay otros aspirantes que se mencionan. Francisco Arredondo –también con una participación anterior–, Julio Rivera y Edwin Escobar, pero ninguno de ellos ha tenido un destape pleno y muchos nombres más brotarán próximamente.

Para la ciudadanía, ha llegado el momento de principiar a abrir bien ojos, oídos y mente, para poder ir conociendo a quienes nos pretenden gobernar. No hay que olvidar que –en buena medida–, la culpa de tener malos, mediocres o corruptos gobernantes, autoridades y diputados es de quienes votan por ellos.

Hay que ver de quién se trata, qué ha realizado en su vida, quiénes lo rodean, así como profundizar en su forma de pensar y actuar. Por eso ha llegado el momento de poner atención a cada uno de los destapes.

Etiquetas: