Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Celebración de la vida de Alfonso Bauer Paiz y del grupo de teatro Nalga y Pantorrilla

La fuerza colectiva del pueblo chapín, enfrentará al fin la batalla final para cambiar la estructura económica y social y procurar una patria para todos, con un buen vivir.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

Este año se celebra el centenario del nacimiento del guatemalteco de mil batallas, Don Alfonso Bauer Paiz. Y vaya que nuestro pueblo le debe un homenaje, especialmente, para que los y las jóvenes ciudadanos comprendan lo que significa un guatemalteco digno, honesto y luchador. No solo lacras ha producido esta sociedad, al contrario, ha producido ciudadanos dignos de imitar en muchos casos. Es por ello, que la Universidad de San Carlos de Guatemala –Usac–, por medio de la Dirección General de Extensión Universitaria y el Centro Cultural del Colegio Mayor de Santo Tomás de Aquino, en la Antigua Guatemala y el Centro de Estudios Urbanos y Regionales –CEUR– han programado para este sábado 28 de julio del año en curso, a partir de las once horas, la exhibición de la película “Testamento”, película sobre la vida y obra del prócer guatemalteco que estuviera siempre a favor de los sagrados intereses de la población, que fuera realizada por los cineastas alemanes, Uli Stelzner y Thomas Walther. Con los años, conocí a Uli quien se ha dedicado en varias de sus películas a preservar la memoria histórica de Guatemala. Me contó que le había enviado a Eduardo Galeano la película titulada “Testamento”, ya mencionada. Galeano, después de verla, escribió: “Tan igualita a la vida es esta película, que sigue viva en que la ve”. Como ya es habitual participan colaborando el colectivo Pie de Lana, que se ha encargado, todos los años recientes, del Festival de la Calle de los Árboles, para festejar la Revolución del 20 de Octubre de 1944, con actividades artísticas, académicas y lúdicas de todo tipo. Se hará una presentación breve por parte de Miriam Colón de Bauer, de Carolina Escobar Sarti y de quien suscribe esta columna, después, de la exhibición de la película habrá un cine fórum y una presentación artística, de cierre. Por la tarde, del sábado 28 de julio del año en curso, se presenta en el antiguo Teatro Lux, en la ciudad de Guatemala, al famoso grupo de teatro huelguero de la Facultad de Ciencias Económicas de la Usac, “Nalga y Pantorrilla” que se ha convertido en un verdadero icono de la tradición huelguera nacional. No lo digo, por ser egresado de nuestra querida facultad, sino porque trato de ser objetivo de su participación histórica y de sus innegables logros. Nació en 1975 y ganó tres “Chabelas de oro” en 1976 con la afamado obra “El conde de poco pisto”, en 1978, con la obra “Sapoleón Malaparte” y en 1980 con “El Paabanc”. El insigne y nunca bien ponderado doctor José “El Sordo” Barnoya les entregó en 1977 el premio “Chinche Barnoya” en homenaje a su ilustrísimo progenitor, por el mejor contenido político y dijo que les hubiera dado “La Chabela” para su gusto, también para ese año. La obra fue “Lo que el viento nos dejó”, que tuvo más de cien presentaciones a nivel nacional e internacional, en escenarios del interior del país, como en todos los países centroamericanos y la República mexicana. Ahora los muchachos de entonces, peinamos canas y se presenta un libro titulado “Chabelas de Oro en escenarios de terror”, que compila las vivencias del grupo y anuncian, como otros años lo han hecho, su despedida de las tablas con la presentación de la obra, “El Imperio contra ataca, taca taca, mientras el pueblo se organiza, niza, niza” y de postre a este platillo huelguero, se obsequiara a los asistentes el libro mencionado. Se ruega a los posibles asistentes, comenzar las colas con suficiente antelación, toda vez que el ingreso es gratuito y se les recuerda que no pueden perderse esta extraordinaria pieza cultural, en la que la galaxia Guatemala se ve bajo amenaza del lado oscuro y corrupto de la oligarquía que mantiene su poder y statu quo, de forma histórica. Pero la fuerza colectiva del pueblo chapín, enfrentará al fin la batalla final para cambiar la estructura económica y social y procurar una patria para todos, con un buen vivir. Como dijo el gringo, Three o’ clock, sharp. Tres de la tarde, muchá.

Etiquetas: