Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Opinión

XII Censo Nacional de Población y VII de Vivienda (II parte y final)

Es necesario que todos abramos las puertas a los censistas, entre el 23 de julio al 16 de agosto del año en curso.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

Guatemala tiene una larga historia censal. Yo, por razones de trabajo, he tenido la oportunidad de indagar en los censos de población realizados en 1921, 1940, 1950, 1964, 1973, 1981, 1994 y 2002. Como usuario de la información demográfica obtenida, he podido comprobar la utilidad de dichos datos y cifras. Lo que es innegable, es el crecimiento de la población, especialmente acelerada, a partir de 1950 hasta nuestros días. En 1921 el país contaba con dos millones de habitantes, para 1940 ya tenía 2.5 millones de habitantes –después de depurar ese censo demográfico que el dictador Ubico Castañeda mandó a alterar– y en 1950, cuando se realiza el primer censo considerado técnica y científicamente elaborado alcanzamos la cifra de 2.8 millones de habitantes. La Nueva Guatemala de la Asunción, por su parte, alcanzaba en 1921; 113 mil 017 habitantes y para cuando Ubico Castañeda es instalado en el poder político por la oligarquía terrateniente y el embajador estadounidense Sheldon Whitehouse, la ciudad llegaba a tener 142 mil 813 en 1931.

En 1940, la Nueva Guatemala de la Asunción era todavía una pequeña urbe de dieciocho calles por diecinueve avenidas. Tenía 182 mil 050 habitantes y el peso relativo de la población del municipio de Guatemala frente a la población total era apenas del siete por ciento. Ya en 1950, la ciudad había alcanzado los 282 mil 261 habitantes y el porcentaje de la población del municipio comparado con la población total del país había crecido al diez por ciento. Sabemos que a partir de 1950, el crecimiento tanto de la población total, como el crecimiento de la población urbana se aceleró y que se centralizó y concentró en la Nueva Guatemala de la Asunción, que hasta 1964 experimentó un crecimiento urbano y un proceso de urbanización acelerado. En el censo de 1964 se reportó una población de 4.3 millones de habitantes y en 1973, el país ya tenía 5.2 millones de habitantes y la ciudad se acercaba a su primer millón de habitantes; 700 mil 054 habitantes, tomando en cuenta solo la población del municipio. Todo ello, ante el crecimiento del área urbana de la Nueva Guatemala de la Asunción que empezaba a transgredir sus límites municipales y a conurbarse con Mixco y Villa Nueva, básicamente. En 1981, el censo reportó que Guatemala contaba ya con 6.0 millones de habitantes. El censo demográfico de 1994 y 2002 reportaron una población total de 8.3 millones y 11.2 millones de habitantes, respectivamente. Para esos mismos años, el Área Metropolitana de la ciudad de Guatemala –AMCG– contaba con 1.2 millones de habitantes y 1.9 millones de habitantes, respectivamente. Dado que desde hace 16 años no se realizaba un censo de población y vivienda, dado el desgobierno a la que ha sido sometida Guatemala, nos hemos atrevido a hacer una proyección de la población al año 2018, tomando en consideración los datos censales de 1950, 1964, 1973, 1981, 1994 y 2002; tomando tres escenarios, uno de crecimiento bajo, otro moderado y uno más alto. Se estima que la población total deberá estar entre 15.5 y 19.4 millones de habitantes y el AMCG, entre 3.3 y 4.3 millones de habitantes que ya representan entre el 20 y 23 por ciento del total de la población del país. Por ello, es necesario que todos abramos las puertas a los censistas, entre el 23 de julio al 16 de agosto del año en curso, pues donde hay más dificultad para levantar la información es en el AMCG, en donde supuestamente vive la población de mejores ingresos y que ha tenido acceso a mejores oportunidades de vida. No le demos las espaldas a Guatemala, que necesitamos que el XII Censo de Población y el VII de vivienda, sea un éxito. Al final nos costará a todos unos 345 millones de quetzales.

 

Etiquetas: