Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Ortega genocida, fuera de Nicaragua

Detengan el genocidio en Monimbó y Masaya.

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

En plena Segunda Guerra Mundial, en enero del año 1942, se acuñó el nombre de “Naciones Unidas” (ONU) por el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt con motivo de la aprobación por parte de 26 países de la “Declaración de las Naciones Unidas”. Entre ellos los cinco países de Centroamérica. Era una declaración en la que tales países se comprometían a seguir luchando contra las potencias del “Eje”: Italia, Alemania y el Japón.

En 1945, cuarenta y seis naciones, incluyendo a las 26 iniciales, fueron invitadas a San Francisco, California; todas habían declarado la guerra a Alemania y a Japón. Representaban el 80 por ciento de la población mundial. De allí nació la “Carta de las Naciones Unidas” que en su Capítulo 1, Artículo 1 dice: “Los propósitos de las Naciones Unidas son: 1. Mantener la paz y la seguridad internacional, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz y para suprimir actos de agresión…”. Después de 73 años en el mundo hay hoy veintidós guerras con cauda de miles de muertos. Muchos se preguntan ¿para qué sirven los 126 mil “Cascos Azules”, además de cobrar buenos sueldos? No han logrado cumplir jamás con el objetivo para el que fue fundada la ONU, organización que nos cuesta millones de dólares.

En América también tenemos otra “Carabina de Ambrosio” llamada Organización de Estados Americanos OEA, creada en 1948 con el objetivo de ser un foro político para la toma de decisiones, el diálogo multilateral y la integración de América. La declaración de la OEA dice que trabaja para fortalecer la paz, la seguridad y consolidar la democracia, promover los derechos humanos…” otra utopía. La OEA es otro nido de burócratas muy bien pagados solo para hacer declaraciones nada tangible para los contribuyentes que con nuestros impuestos los mantenemos viajando y firmando sus pomposas declaraciones.

Hoy en día hay en América tres dictaduras socialistas: Cuba, Venezuela y Nicaragua, de la peor calaña y ni la ONU ni la OEA han logrado nada para erradicar a tan soeces gobiernos que esclavizan a sus pueblos. Ahora después de más de trescientos asesinatos y miles de heridos, dicen que la OEA hará una ‘declaración’ en contra de las violaciones a los derechos humanos que han sido registradas y denunciadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Nicaragua y condena al dictador Daniel Ortega. Vaya pues “harán una declaración”. Dudo que con eso caiga el genocida de Daniel Ortega y su nefasta esposa.

¿Por qué las acobardadas democracias latinoamericanas en lugar de emitir “declaraciones” no llaman a consultas a sus embajadores y dan muestras así al mundo que Ortega no tiene cabida en la América libre y democrática? Talvez porque no es políticamente correcto.

Nota política: Gracias a las grotescas modificaciones a la Ley Electoral, los partidos están paralizados. Está en grave peligro la democracia y tal parece que a nadie le importa. Mientras los candidatos: Zury, en busca de vice viaja por el país. Luis Velásquez Quiroa, viajando fuera y dentro del país atendiendo simpatizantes. Giammattei está muy silencioso. Mulet en saraos diplomáticos, dejándose ver.

P.S. Liberen ya a Max Quirín y Juan Chiroy.

Etiquetas: