Jueves 21 DE Marzo DE 2019
Opinión

A favor de las mayorías: Guatemala y México (II)

Hay que visitar FILGUA.

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

 

Guatemala y México quieren un nuevo capítulo de su historia donde el Estado haga el bien común de manera eficiente, que el Ministerio Público sea eficaz y dé fin al Estado delincuente. México ya tiene un presidente electo al que se le va a dar la oportunidad para lograrlo: A López Obrador algunos lo tildan de “peronista”. El peronismo no es en sí un partido, es un movimiento que abarca distintas clases sociales, cuyos líderes se vuelven demagogos a la larga. Lo que importa es que al asumir la presidencia, AMLO atienda a la gente y vele por el interés común, olvidado por el Estado delincuente que hay en ambos países. Pronto serán las elecciones acá y van a continuar muchos de los mismos porque la clase política no cambia las leyes electorales.

 

La violencia será parte del proceso pues los dos países están por reventar de frustración tras frustración, de promesas incumplidas, del cinismo de una élite económica y política, de candidatos que no dan respuestas a las necesidades de la población, a la inseguridad, a la falta de empleo y al sano crecimiento económico; debido a sus dirigentes políticos corruptos, que niegan el cambio que demandan ambas sociedades, y busquen la transparencia, el desarrollo social y económico. La gente está harta de discursos vacíos como los de Peña y Jimmy.

 

La selección de México dio grandes alegrías y mostró que ese país se mueve, y eso espero que acá lleguen sus ondas.

 

Acá las masas reclaman un cambio, pues duele al alarido de los niños migrantes y los que sufren desnutrición ante la indiferencia e ineptitud de Jimmy y sus ministros y demás sobalevas. Eso ya se evidenció en la crisis del volcán de Fuego, en el incendio del Hogar Seguro: no hay respuesta rápida a los damnificados.

 

La prensa ha sido la voz de los sin voz contra los gobiernos de ambos países y por ello es atacada por los oscuros. En México no hay CICIG por lo que la impunidad es mayor. Los altos funcionarios delincuentes son los que hacen del Estado un ente criminal. Se anhela en Guatemala un nuevo capítulo que deje atrás el legado de la intervención de la United Fruit, de Somoza y Trujillo, coordinada por los hermanos Dulles contra la democracia. Desde ese año la minoría económica y la cúpula castrense, unidas al golpe contra Árbenz, ya en el gobierno, dispusieron junto con la CIA de antaño, cerrar el poder a las mayorías por ser “rojas”. En México fue la demagogia del PRI.

 

Guatemala espera que alguien que emule a Arévalo, como sucede en México con López Obrador para atender a las mayorías. A los dos países nos une la pasión por el fut, nuestra gente y el bien común, aunque Jimmy y Peña Nieto no lo entiendan aún.

Etiquetas: