Lunes 21 DE Octubre DE 2019
Opinión

GuateAdventours

Los guatemaltecos somos capaces de hacer de Guatemala, lo que esta merece ser…

Fecha de publicación: 10-07-18
Por: Estuardo Porras Zadik

Dada la perpetua coyuntura en la que vivimos, es fácil perder la confianza en nuestro país y a veces en nuestros hermanos guatemaltecos. Nos hemos convertido en frías estadísticas, que nos hablan de un país sumido en el subdesarrollo. La escasa salud y educación –que además es de pésima calidad­–, veda las oportunidades para las nuevas generaciones que están condenadas a la pobreza heredada de sus antepasados. En Guatemala es casi seguro que quien nace pobre, morirá más pobre aún.

Aunque existe cierto desarrollo económico, aquellos en posiciones de liderazgo empresarial no han encontrado la fórmula que dé paso a una relación con el Estado, que sea capaz de impulsar un desarrollo social viable y sostenible, que nos permita despegar como nación. Padecemos del cáncer de la corrupción y hemos permitido que aquellos que la practican lo hagan en total impunidad, dando vida y sostenibilidad a una condición que nos tiene atrapados. La situación en la que vivimos –caracterizada por la indiferencia de aquellos en posiciones de poder, por un Estado ausente en el que existe el saqueo desmesurado y permanente por parte de quienes hacen política en su propio beneficio, y por la polarización generalizada que fomenta la desconfianza–, nos ha llevado a convertir a nuestros compatriotas en el producto líder de exportación. Para una gran mayoría, vivir en Guatemala ya no es una opción.

Sin embargo, siempre ha existido una luz de esperanza a la cual históricamente los guatemaltecos nos hemos aferrado, y es por ella por la que muchos seguimos luchando. En medio de la frustración, la impotencia y la indignación generada por la coyuntura por la que atravesamos logré escaparme, con mi familia, el pasado fin de semana a Cobán. Jamás pensé que en este viaje encontraría mi luz.

Gabriel Overall, creador de GuateAdventours, es quien me permite vislumbrar las posibilidades de una Guatemala mejor, de algo hecho en Guatemala, pero algo bien hecho. Con Gabriel conocimos una Guatemala que estoy convencido muy pocos saben o se imaginan que existe. Una Guatemala mágica, no solo por sus maravillas naturales, su gente y sus sabores, sino por la peculiar manera que este las hace converger.

Un empresario nato que hace del turismo un negocio incluyente, en el que cada uno de los que pertenece a la cadena de valor depende del otro. De un empresario, nace otro. Todos ellos de diferentes etnias, géneros y estratos socioeconómicos en perfecta sinergia crean una experiencia inolvidable. Con Gabriel se palpa la urgente necesidad de cambiar nuestras costumbres, de romper los paradigmas que nos han llenado de prejuicios y que han fragmentado nuestra sociedad. Una Guatemala para todos es posible. Gabriel lo está haciendo, y lo está haciendo bien.

Regreso de esta aventura con un nuevo espíritu, con una nueva visión de las posibilidades que tiene mi país. Toda la gente linda que conocí en esa bella tierra, me convence de que los guatemaltecos somos capaces de hacer de Guatemala lo que esta merece ser: ¡depende de nosotros!

Etiquetas: