Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Deslindando responsabilidades

— Jose Rubén Zamora
Más noticias que te pueden interesar

En un correo muy amable y muy sentido, que evidencia el amor y dolor de una madre sensible por un hijo en circunstancias controversiales, pero sobre todo un correo lleno de razón, Doña Marta Azmitia de Hernández me dice lo siguiente:

¿Cómo está?: Nuevamente me dirijo a usted para solicitarle que no me vincule con mi hijo Luis Enrique. Él es mi hijo mayor, pero, desafortunadamente, desde hace 20 años no tengo relación con él. He probado de todo, pero no es posible, ya lo dejé a lo que Dios disponga.

La Ley –que Doña Marta ha venido impulsando en el seno del Congreso– ha ido avanzando y ahorita estamos en la fase final. Los diputados me han ayudado mucho y han aislado a Luis Enrique de esta iniciativa para que nadie pueda decir nada.

Le ruego desvincularme, no sé nada de él y, por supuesto, me preocupa enormemente que esté en esta situación, pero poco o nada puedo hacer. 

De antemano, agradezco su buena disposición, un abrazo.

Pido mis sentidas excusas a Doña Marta Azmitia de Hernández y, como medio periodístico, deslindamos, desvinculamos y desligamos sus esfuerzos y su trabajo dedicado de las acciones que ha venido desarrollando su hijo, el diputado Luis Enrique Hernández Azmitia. Esperamos, con convicción, que la trayectoria de Doña Marta se encuentre de nuevo con la de su hijo mayor, en beneficio de Guatemala.

Etiquetas: