Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

La nefasta “Presidencialitis”

Del diente al labio pedimos “equipo” pero realmente buscamos individualismo.

— Rodolfo Neutze
Más noticias que te pueden interesar

Durante los últimos días las redes sociales nacionales se inundaron con discusiones y memes sobre la “tripleta” que abrumaba a los mexicanos este domingo recién pasado. En el orden de importancia: el juego contra Brasil, la búsqueda de la mamá de ‘Luismi’ en su serie de Netflix y las elecciones generales. Dado que los tres eventos ya tienen desenlace, quisiera usar el más importante según yo como un claro ejemplo de un mal hispanoamericano llamado “Presidencialitis”.

 

Andrés Manuel López Obrador, AMLO, fue electo presidente de México por una amplia mayoría. Al estilo de ‘Lula’ da Silva, la tercera fue la vencida. Odiado por unos y amado por una gran mayoría de electores, AMLO representa el mejor ejemplo de por qué nuestros países tienen tanto problema con sus presidentes. Todavía mantenemos una terrible “presidencialitis” en donde pretendemos que cual súper héroe, una sola persona sea capaz de resolver décadas de errores en un periodo de 4-6 años. Entonces sucede que, como la demanda política, los electores, exigimos la verdad, pero no nos gusta escucharla, a la oferta política, los candidatos, no les queda otra más que meter, como se dice en buen chapín, la mejor “casaca” posible para ganar. Y en el fondo nadie es tan tonto como para creer que todo lo que ofrecen los AMLO de nuestros países es factible de cumplir, pero es preferible sentirse engañado otra vez por los políticos, que aceptar la cruda realidad que para que se den cambios ningún presidente los puede hacer solo sin el esfuerzo y sacrificio de todos.

 

En estas mismas páginas ya se ha empezado a tocar el tema de las elecciones del 2019. Hay algunos que apoyan a candidatos “anónimos” aunque todo mundo sabe quiénes son y hay otros que dan como seguros candidatos a políticos que no tienen ni los 40 años necesarios. Nuevamente estamos cayendo en el mismo juego de la “Presidencialitis”, buscando al Superman de la política nacional. El verdadero presidente que necesitamos los guatemaltecos es aquel que NO quiere ser candidato, que NO quiere pasar por este proceso de tener que meter casaca, pero que, SÍ sabe que Guatemala hoy más que nunca necesita de un componedor, de alguien que sepa formar equipos y que no ande buscando solo salir riéndose en la foto. Lo que le urge a nuestro país es alguien que como dijo AMLO quiera ser “buen presidente”. Pero para serlo se necesita saber que se tienen que tomar decisiones difíciles, y esas se explican en la campaña para que la gente las acepte. Ya en la “guayaba” no se podrán tomar. Ni el electo se atreverá ni los electores las aguantarán. Tenemos menos de 12 meses para buscar y motivar a ese nuestro presidente sin el virus de la “presidencialitis”.

Etiquetas: