Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Álvaro Arzú Irigoyen (1946-2018). Parte XII

A principios de los años setenta del siglo pasado, tras ser invitado por el propio Mario Sandoval Alarcón, del Movimiento de Liberación Nacional –MLN–, Arzú Irigoyen y otros jóvenes se incorporan al partido de la “violencia organizada”.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

Como sabemos, el alcalde que terminó el que hoy llamamos “Anillo Periférico” fue Leonel Ponciano León. Obra, que fue planificada por Raúl Aguilar Batres, desde sus tiempos como ingeniero urbanista y de planificación de la Municipalidad de Guatemala, que unió las principales “calzadas” que habían sido construidas durante las gestiones municipales de Ponce Monroy y de Colom Argueta. Después de estas grandes obras de infraestructura vial en la ciudad de Guatemala y de sus conexiones externas, los gobiernos municipales y gubernamentales pocas obras importantes realmente han realizado, de la magnitud de las mencionadas. ¿Qué sería de la Nueva Guatemala de la Asunción de hoy, sin esas obras viales? ¿De qué magnitud sería el caos vial, de congestionamiento que la ciudad viviría, haciéndola disfuncional, como parece empieza a ser en nuestros días? Desde los tiempos de Colom Argueta se trató de enfrentar un problema crucial de la ciudad, el transporte urbano. La cuestión de la movilidad urbana, en una ciudad que tenía en 1950; 284 mil 276 habitantes y que para el año de 1973 rondaba los 700 mil 504 habitantes, el rudimentario transporte urbano de la ciudad se daba precariamente abasto. Sin embargo, ya había empezado los problemas con los llamados “camioneteros”, es decir, los propietarios privados de la autobuses, que jugaban el papel del niño rico del barrio, “dueño” de la pelota, que cuando la “chamusca” no le iba favoreciendo, agarraba “la bola” y se entraba a su casa. Ese parangón es muy útil, pues cuando a los “camioneteros” no les parecía alguna de las disposiciones municipales o del gobierno central, o los precios de los combustibles o de cualquier otro insumo de su estructura de costos aumentaban, escondían las camionetas y dejaban a los ciudadanos que no tenían vehículo particular para transportarse, sin movilidad. Colom Argueta, creía que el sistema de drenajes era absolutamente fundamental para la sanidad de la ciudad, por ello, como algunos otros alcaldes anteriores, se preocuparon con la construcción de los colectores, para evitar que las aguas negras sirvieran de medio para propagar enfermedades, afectando a los niños y a los ancianos, especialmente, el abastecimiento del agua, la vivienda urbana, los centros recreativos, como los parques y de cultura, como centros de aprendizaje y de presentaciones artísticas y educativas. Hay que recordar, que los dos túneles construidos desde la toma del río Xayá-Pixcayá hacia la planta de tratamiento de “Lo de Coy” en Mixco, inició su construcción precisamente, durante el gobierno de Carlos Manuel Arana Osorio (1970-1974) y de la administración edilicia de Colom Argueta, en el mismo periodo temporal, habiéndose concluido en 1978. Todavía hoy, dicha planta abastece en un 40 por ciento el área urbana de la Nueva Guatemala de la Asunción y los colectores construidos por la gestión edilicia de Colom Argueta, fueron los que colapsaron recientemente en tiempos de una de las varias gestiones de Arzú Irigoyen, por falta de mantenimiento. A principios de los años setenta del siglo pasado, tras ser invitado por el propio Mario Sandoval Alarcón, del Movimiento de Liberación Nacional –MLN–, Arzú Irigoyen y otros jóvenes se incorporan al partido de la “violencia organizada”.

 

Continuará…

Etiquetas: