Sábado 20 DE Julio DE 2019
Opinión

Desapasionarse por la pasión

“Encuentra tu pasión” es un consejo desfavorable..

Fecha de publicación: 02-07-18
Por: Luis Fernando Cáceres

Hace varias semanas en una columna titulada Encontrar o crear, presentaba argumentos para comprobar que el asunto de vivir haciendo lo que más le apasiona a uno no radica en encontrarse a uno mismo –como suelen sugerirle a uno por todos lados– sino, más bien, en la disciplina de crearse.

En aquella ocasión mencionaba el trabajo del fundador de Story Corps, Dave Isay, quien en su nuevo libro plantea que las personas al exponernos a ciertas actividades encontraremos pasión por una actividad en la que somos buenos ejecutores, donde nos sentimos apreciados y en la cual generamos valor en la vida de otras personas. Isay lo pone claro: “Encontrar su propósito de vida no es algo pasivo, uno no solo encuentra su llamado, uno pelea por él”.

La pasión no está por ahí afuera, en algún lugar esperando a ser encontrada por usted un día glorioso lleno de inspiración. Tampoco es una fuerza interna misteriosa que, al ser encontrada dentro de uno mismo, eliminará los obstáculos de nuestro camino.

Un nuevo estudio, que pronto será publicado en Psychological Science, realizado por investigadores de Stanford y Yale (http://gregorywalton-stanford.weebly.com/uploads/4/9/4/4/49448111/okeefedweckwalton_2018.pdf) echa una mirada a los efectos que tiene la convicción en intereses inherentes versus aquellos que son desarrollados. Los analistas trataron de explicar cómo nuestra actitud mental influencia nuestro aprendizaje y resiliencia. Se plantearon preguntas como: “¿Existen intereses intrínsecos esperando a ser revelados?” o “¿Es necesario cultivar el interés en un tema a través de permanencia y persistencia?”.

Resulta que la respuesta a estas preguntas depende mucho de la actitud que tenemos hacia los intereses personales. De acuerdo con los resultados provistos las personas que tienen una actitud fija –que creen que la pasión se le revela a uno– parecen ser menos curiosos y presentan niveles inferiores de motivación versus aquellos que tienen una actitud de crecimiento y que están convencidos que los intereses personales se desarrollan como un proceso.

Paul O’Keefe, investigador líder del estudio, explica que se debe tener mucha mesura al decidir qué comunicar acerca de intereses y pasiones. Estimular a las personas, por ejemplo, a que encuentren su pasión sugiere un proceso pasivo mientras que decirles que desarrollen intereses propone un proceso activo que depende del individuo. Este último dice O’Keefe “es un modelo realista de pensamiento”.

Continuará.

Etiquetas: