Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Convertir basureros en parques

En Japón la buena gestión de desechos hace que los basureros son parques donde juegan los niños y se construye red social .

— Marcela Gereda
Más noticias que te pueden interesar

En estos días de apenas las primeras lluvias de junio con las que la ciudad se desborda de autos, se inunda, se agujera, se deslavan los barrancos y una peste insolente que proviene del basurero de la zona tres habita la ciudad, me pongo a reflexionar sobre cómo es posible que el alcalde que nos dijo que “tú eres la ciudad” nunca haya tenido interés en constituir espacios públicos, un transporte colectivo efectivo y en hacer una gestión integral de desechos.

Cualquier ciudad que busca la sostenibilidad separa y da tratamiento a sus desechos. ¿Cómo es posible que aquí no se separen los desechos?, ¿que el basurero sea un caos asqueroso y pestilente donde mueren niños por trabajar e ingerir veneno? ¿Y que los policías municipales no autoricen el paso a periodistas, pero permitan el trabajo inaudito de niños?

La falta de separación de desechos, de plantas de tratamiento, de buena disposición final de los mismos, la falta de ordenamiento vehicular y de trasporte público efectivo, la falta de parques, de espacios públicos, hacen de esta ciudad un espacio de desesperación y negligencia donde es casi imposible tejer comunidad.

Sucede que aquí circulamos en un espacio e infraestructura que corresponde a una población de menos de un millón de personas, es decir que estamos haciendo un abuso y explotación del espacio.

Se estima que cada día circulan cerca de un millón de carros en la ciudad, de los cuales unos 645 mil provienen de otros municipios. El origen del caos vial de esta ciudad responde a la falta de infraestructura, planificación territorial, y a la inadecuada red vial para sostener el actual tráfico y población. Esta ciudad cuenta con un parque vehicular de casi 3 millones de vehículos los cuales siguen siendo adquiridos de manera desmedida como si el espacio y la infraestructura fueran infinitos.

Es imprescindible un plan de ordenamiento territorial, y educar a los ciudadanos en el uso responsable y colectivo de los automóviles, y gestión integral de desechos (separación de la basura).

Me preguntó qué tipo de referente es un exalcalde que no hizo espacios públicos, ni parece haberle interesado construir un basurero “inteligente”, sino dejó en medio de la ciudad un basurero que mata, destruye, contamina y envenena a una población desregulada, de crecimiento espontáneo que se multiplica desmedidamente.

En Japón la buena gestión de desechos hace que los basureros son parques donde juegan los niños y se construye red social. Y el transporte público es tan efectivo que no hay quién no lo use. Estamos urgidos de espacios públicos y espacios de recreación donde se pueda construir comunidad. Aquí los indicadores de caos social y de contaminación advierten que estos nuevos modelos son imprescindibles para una nueva planificación y gestión municipal.

Etiquetas: