Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Opinión

¿Los derechos son dados o reconocidos?

El alcance del poder de la Suprema Corte de Justicia estadounidense es impresionante.

— Roberto Blum
Más noticias que te pueden interesar

El retiro del juez de la Suprema Corte estadounidense, Anthony Kennedy, pone en entredicho la permanencia de algunos de los derechos recientemente ganados por los ciudadanos de ese país. El juez Kennedy, nombrado en 1988 por el presidente Reagan, es miembro del partido Republicano, pero dentro de este, él mismo se enmarca en la tendencia libertaria. En una decisión de 1992, Kennedy emitió el quinto voto que afirmó el derecho de las mujeres a poder abortar legalmente en el periodo anterior a la viabilidad del feto. El retiro de este juez pone en peligro tal derecho de la mujer. Asimismo, el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio podría estar en peligro sin el juez Kennedy, quien en la célebre decisión del 2015 emitió su voto junto a la facción liberal de la Corte. Su anunciado retiro bien puede desequilibrar el delicado balance del tercer pilar del sistema constitucional de los Estados Unidos.

La decisión más importante en el derecho constitucional estadounidense sigue siendo la que se dio en 1803, en el caso Marbury contra Madison. En esa decisión se amplió el poder de la Suprema Corte, al anunciar que la ley de 1789, que daba jurisdicción a la misma, era inconstitucional. El demandante, William Marbury, perdió su caso, aunque, según explicó el alto tribunal, la demanda, por sus propios méritos, debería haber ganado; pero, al explicar su incapacidad para proporcionarle a Marbury el remedio judicial que merecía, la Suprema Corte estableció el principio de revisión judicial; es decir, el poder de declarar inconstitucional una ley. De esa decisión de la mayoría de los jueces deriva la enorme importancia constitucional del equilibrio en la conformación ideológica de la Suprema Corte.

El nombramiento de los jueces de la Suprema Corte de los Estados Unidos es vitalicio. Solo pueden ser removidos por faltas graves, mediante el “juicio de impedimento”, por lo que su influencia real sobre la vida legal y política de todos los estadounidenses es de muy larga duración. El juez Kennedy cumplió ayer 11 mil 089 días en el cargo; sin embargo, el juez William O. Douglas ha ostentado tal posición por más tiempo, desde 1939 hasta 1975, lo que significa un periodo de 36 años. La larga duración temporal de estos jueces y el enorme poder de la Corte Suprema hacen que la conformación ideológica de sus integrantes individuales sea enormemente importante para el mantenimiento de la democracia de los Estados Unidos y para la vida personal de todos los estadounidenses.Los siete artículos de la Constitución federal y las 27 enmiendas a la misma son la base fundamental para la interpretación judicial y administrativa de todas las leyes y reglamentos en los Estados Unidos, incluidos los derechos de las personas, de las colectividades y de las corporaciones. La discusión filosófica sobre la naturaleza de los derechos queda supeditada en los Estados Unidos a la interpretación que haga la Suprema Corte de cada uno de ellos. De este hecho surge la importancia de mantener entre los nueve jueces de ese tribunal el equilibrio ideológico necesario, para asegurar la existencia y la vigencia de todos los derechos que en la historia judicial de ese país han ido apareciendo.

Etiquetas: