Miércoles 19 DE Junio DE 2019
Opinión

México en la cuerda floja

A un año de las próximas elecciones generales sería bueno reflexionar un poco acerca de cómo evitar que el país termine jugándosela toda en el “último minuto del tiempo de reposición”.

Fecha de publicación: 26-06-18
Por: Hugo Maul R.

En estos tiempos de Mundial todos hablan de México, incluso quienes siempre estaban en contra del Tri; el nivel de juego mostrado contra la selección campeona del mundo animó a propios y extraños. Mejor imposible. Sin embargo, a pesar de tener todo a su favor, parece que la maldición del “ya merito” acecha a la vuelta de la esquina; con seis puntos, liderando la tabla de posiciones del Grupo F del Mundial de Rusia, la Diosa Fortuna no ha dicho su última palabra. Por el contrario, en donde ya ni la Diosa Fortuna puede hacer algo por cambiar el curso de la historia es en las elecciones del próximo domingo en tierra azteca. Para Andrés Manuel López Obrador, AMLO, se acabó el “ya merito” después de más de 18 años de pruebas infructuosas. La victoria de AMLO constituye un verdadero “gol olímpico” para el sistema político mexicano, que, si bien no se puede argumentar “que no la vio venir”, resultó totalmente incapaz de revertir el marcado rechazo de la ciudadanía a la vieja forma de hacer política; para México representa un “experimento arriesgado, como calificara The Economist a este candidato.

Sea como sea, a cinco días de la elección ni la misma Diosa Fortuna puede cambiar el destino político de México: lo que no pudieron hacer o no quisieron hacer en su momento los políticos tradicionales lo capitaliza hoy López Obrador. Un peligroso caldo de cultivo que no necesariamente propicia que las personas más calificadas y con las mejores ideas lleguen al poder, sino todo lo contrario. El descontento popular contra los partidos tradicionales por su incapacidad comprobada para hacer frente exitosamente a los problemas de inseguridad, corrupción, pobreza y falta de empleo es la causa original del ascenso de figuras como las del político mexicano. Aunque ese tipo de temas preocupa a la afición mucho menos que la suerte de México en el Mundial, a un año de las próximas elecciones generales sería bueno reflexionar un poco acerca de cómo evitar que el país termine jugándosela toda en el “último minuto del tiempo de reposición”, como siempre sucede.

Para evitar caer en desesperación de último minuto, en el tiempo que falta para que se realicen las próximas elecciones, todavía existe tiempo para delinear una agenda mínima de reformas económicas, políticas, jurídicas y sociales que pudiera obtener un amplio respaldo de todos los sectores, de manera que esta se convirtiera en la estrategia de juego para lo que a Morales “le resta del partido” y para el próximo juego con quienes resulten electos para el siguiente período presidencial. En la medida que dicha estrategia pueda representar para el electorado una propuesta creíble capaz de retomar el rumbo del país en áreas clave en un relativo corto tiempo, el gobierno que tome posesión en 2020 podría contar con más margen de manejo para su actuar. En caso de seguir “consumiendo el tiempo”, a la espera que acabe este juego, es muy probable que el país termine jugándose todo en “tiros penales” cuando asuma el nuevo gobierno.

Etiquetas: