Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Opinión

“Machete estate en tu vaina”

El país pierde con la actitud de calladito te ves más bonito.

— Rodolfo Neutze
Más noticias que te pueden interesar

En general los hispanoamericanos somos muy oportunos en el uso de refranes para encarar nuestro diario vivir, herencia de la conquista española. Desde niño me recuerdo de oír la frase con la que titulo esta columna, encaminada a enseñarme que uno debe estar calmado y no meterse a problemas innecesarios. Pero el verdadero gran problema es que durante muchos años la mayoría nos quedamos en nuestras “vainas” y dejamos que unos cuantos se encargaran de dirigir la discusión sobre qué queremos hacer con Guatemala. Nos concentramos tanto únicamente en nuestro pedacito, ya sea grande o pequeño, que no vimos que todo se está fregando y que lo podemos perder definitivamente.

Hoy nuestra sociedad vive un ambiente equivalente a una boda en donde todos solo queremos pasarla bien y que la pareja a futuro sea muy feliz. Pero existe un par de borrachos a la “izquierda” y “derecha” de la pista de baile que están gritándose improperios y amenazas entre sí, y la mayoría los escuchamos y no hacemos nada al respecto. Seguimos al pie de la letra el refrán de mejor quedarnos en nuestras vainas y no hacer olas. La lucha contra la corrupción, tan importante a futuro, está siendo secuestrada por unos pocos gritones en los extremos ideológicos. Ya pusimos demasiados muertos durante la guerra y muchos más desde la firma de la paz a consecuencia de no generar oportunidades en Guatemala para que los guatemaltecos no tengan que irse a EE. UU.

A un año de las elecciones estamos haciendo todo lo posible por ahuyentar a los guatemaltecos capaces a participar. No podemos culpar de todo lo malo que nos pasa únicamente a la clase política. Los funcionarios públicos, electos, los elegimos nosotros. Si no son los mejores y cometen errores, la culpa es tan nuestra como de ellos. No hemos sabido exigir más a nuestros políticos, y por lo tanto la oferta ha sido muy mala. Al presidente Morales lo eligió una mayoría urbana por ser una persona no política y ajena al sistema. Algunos hicimos el esfuerzo de darle opciones a los guatemaltecos de política honrada y con experiencia, pero las actitudes devastadoras del PP-Lider mataron la confianza ciudadana en el sistema político. No se vale decir ahora que el presidente Morales fue electo por dinero o publicidad. Los que votaron por él lo hicieron con mucha emoción y esperanza, pero sin ningún análisis de sus capacidades y cualidades. Ahora lo único que podemos hacer es intentar que durante el poco tiempo que le queda haga algo regular. ¡Desearle el mal a él es hacernos un daño a todos! hay que fiscalizarlo y presionarlo a que cumpla cosas que puede hacer. Pero culparlo por la tragedia del volcán de Fuego o el maltrato a los niños en la frontera con EE. UU. es salirse del contexto. Ni puede evitar esos problemas, ni sabe cómo resolverlos. Entonces no sigamos haciendo leña del árbol caído. Mejor empecemos como ciudadanos a promocionar que los más capaces se animen a participar en las elecciones del 2019. Las autoridades actuales ya son cosa del pasado, dejémoslas allí. Concentrémonos en el futuro, cambiemos de narrativa y dejemos de solo buscar los errores de la clase política. Ayudémoslos a que tengan aciertos, porque de esos pocos esfuerzos que se logren, los más beneficiados serán los más olvidados y excluidos en el país.

Etiquetas: