Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Sobre la historia de la educación en Quetzaltenango (Parte X)

Hubo ocasiones –como en 1855– en que los maestros de manera voluntaria se rebajaron el sueldo para no suspender la educación de los niños a su cargo.

— Francisco Roberto Gutiérrez Martínez
Más noticias que te pueden interesar

En nueve entregas anteriores de este diario hemos revisado aspectos cruciales de la forma en que se atendía la educación en el Municipio de Quetzaltenango durante el siglo XIX. Llama la atención –y por ello el propósito de recuperar esta historia– el compromiso que la Municipalidad asumía en relación a este tema. Así, queda constancia en las Actas del Ayuntamiento que las escuelas primarias fueron administradas por la Municipalidad, para lo cual se asignaba la responsabilidad al Alcalde Segundo, acompañado de lo que denominaban una “Junta de Instrucción”. En entregas anteriores se describió cómo se realizaba, de forma pública, los exámenes a los alumnos; y quizá más importante aún, la evaluación de los que cumplirían la función de maestros, muchos de los cuales hicieron la tarea de manera ad-honorem.

Durante ese siglo la Municipalidad de Quetzaltenango pasó por frecuentes periodos de problemas económicos, por la cual hubo ocasiones –como en 1855– en que los maestros de manera voluntaria se rebajaron el sueldo para no suspender la educación de los niños a su cargo; hubo, incluso, varias suscripciones voluntarias entre los ciudadanos para sufragar los costos que la educación implicaba. ¡Así la importancia que a la educación se le daba en aquellas épocas!

Con la llegada del gobierno liberal en 1871 la situación cambió. Por una parte por cuanto el gobierno centralizó y estatizó buena parte del sistema educativo. Así, inmediatamente después del triunfo de los “liberales” se expropió a la Orden Jesuita las instalaciones en que funcionó el Colegio-Seminario de San José de Calasanz con el propósito de utilizar las instalaciones para un Instituto “nacional”; sin embargo este no pudo iniciar funciones hasta el año 1877 bajo la excusa de que no había catedráticos. Al año siguiente inicia operaciones el “Colegio Nacional de Señoritas”, que luego se convertiría en el Instituto Nacional para Señoritas de Occidente, y años más tarde en el Instituto Normal de Señoritas de Occidente –INSO–.

En el año 1885, poco después de la muerte del General Justo Rufino Barrios, se inauguró la Universidad de Occidente, con dos facultades: una de Derecho y otra de Medicina. En los años siguientes siguieron funcionando estas entidades con las precariedades que la época condicionaba, y con un nuevo cuerpo docente imbuido de las ideas del liberalismo de la época.

No es sino hasta el año 1897, ya en el gobierno del General Reina Barrios que se inaugura la Escuela de Artes y Oficios. Durante el gobierno del Licenciado Manuel Estrada Cabrera inicia la Escuela para artesanos indígenas, y la Academia Municipal de Arquitectura.

Entrado el siglo XX, en el año 1928, los vecinos de los Municipios de Cantel y del Palmar solicitaron al Gobierno central el cierre de las facultades de la Universidad de Occidente con el fin de utilizar los recursos en la construcción de una “casa de corrección de menores”. Se ve que ya preocupaba el tema de la niñez descarriada. Ese mismo año se funda la Escuela de Agricultura de Occidente.

Como dato anecdótico hay que consignar que en dos ocasiones: 1893 y 1916 los maestros solicitaron que los recursos que se utilizarían para festejar la llegada del Presidente de la República el General Reina Barrios y el Licenciado Manuel Estrada Cabrera respectivamente, se utilizaran para pagarles el sueldo; en ambos casos el reclamo magisterial fue desoído.

Consta en Acta del Ayuntamiento de Quetzaltenango que en el año 1924 el Instituto Nacional de Varones de Occidente cambió su estatuto jurídico para convertirse en un Instituto Normal para Varones de Occidente (el actual INVO), lo cual provocó una huelga estudiantil de oposición al nuevo plan de estudios. La respuesta del gobierno fue la expulsión de un buen número de los estudiantes. Al continuar la huelga, el gobierno anunció el cierre definitivo del Instituto, con lo que los estudiantes dieron marcha atrás.

Etiquetas: