Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Al bisoño presidente del Congreso

Rodeado de presuntos delincuentes.

— Helmer Velásquez
Más noticias que te pueden interesar

En comunicación atribuida –y no desmentida– del advenedizo presidente del Congreso de la República, este señaló: “que no negociará con delincuentes”, aludía a manifestantes, que permanecían frente al Congreso de la República, –13 de junio. Yo era uno de aquellos, todos hombres y mujeres, ciudadanos de pleno derecho, que actuábamos legitimados por la propia Constitución de la República y múltiples Tratados Internacionales que este país ha signado. Hasta donde me consta en ningún momento se solicitó “negociar” con usted ¿para qué? usted no tiene las habilidades, ni calidades para aquella tarea. De lo que me consta. Se requirió la presencia de miembros de Junta Directiva del Congreso para hacerles saber el rechazo de la dirigencia de organizaciones sociales y populares al contenido de las reformas al delito de financiamiento electoral ilícito, Reformas a la Ley de ONG y Reforma a la Ley de Reconciliación nacional. Todas iniciativas impopulares. De negociar con usted. Nada.

Es procedente, eso sí recordarle, bisoño político que usted sí que está rodeado de presuntos delincuentes, cito casos de su entorno íntimo: uno de sus vicepresidentes, –alias Felipao– sindicado de asociación ilícita; otro de ellos, alias Kaibil, es sospechoso de delitos de lesa humanidad y esquilmar al Estado. Veintisiete de sus colegas diputados, están sujetos a proceso por delitos relacionados a plazas fantasmas y mal manejo de fondos públicos. Familiares suyos estuvieron en el entorno de la ejecución extrajudicial de Monseñor Gerardi y el lechero Sas Rompich. Mantuvieron magníficas relaciones con Lima Oliva e hicieron negocios con él utilizando fondos municipales. Es decir, “presidente” los sospechosos están en su patio. No debe usted endilgar al pueblo organizado las taras del poder criollo-oligárquico, en decadencia. Que su petulancia, no le nuble la vista. Usted no sabe de Estado ni de Legislación. Es advenedizo en la política y vive de nuestros impuestos. Está en el cargo actual, por decisión de mercaderes de la política. No ose –siquiera– compararse con la dirigencia campesino-indígena de este país, le queda demasiado grande. Esta dirigencia sintetiza historia, es crisol de múltiples nacionalidades y no existe jirón de la historia de este país, en donde las organizaciones del pueblo no hayan sido impulsoras y principal soporte. Aquello, pese a lo anquilosado de la capa arcaica de esta sociedad, que aherroja al pueblo.

La pobre y desprestigiada legislatura que usted “dirige”, no ha emitido una sola ley de beneficio popular. Homologan voto popular a patente de corso y depredan el erario. Son la cara oscura de la historia.

Etiquetas: