Jueves 23 DE Enero DE 2020
Opinión

Transformaciones políticas en tiempo real

La revolución de la información genera cambios políticos.

Fecha de publicación: 19-06-18
Por: Phillip Chicola

Durante los siglos XVIII y XIX, las sociedades políticas occidentales vivieron procesos acelerados de cambio. La expansión comercial posrenacentista y la Revolución Industrial generaron una reconversión de las relaciones socioeconómicas del momento, particularmente, el advenimiento de la burguesía como estamento relevante. Esa burguesía, participó a partir de 1776, de procesos de toma del poder político, que provocaron el quiebre de las monarquías absolutas y el advenimiento de las repúblicas democráticas o las monarquías parlamentarias.

Hoy el mundo vive un proceso similar. La revolución de la información ha provocado cambios en las dinámicas económicas y sociales. Moisés Naím, en El Fin del Poder sintetizó en tres procesos los cambios del siglo XXI: “la Revolución del Más”, “la Revolución de la Movilidad” y la “Revolución de la Mentalidad”. La primera, se refiere a que vivimos en un mundo en el que hay más de todo: más oportunidades, más opciones de bienes y servicios, más ideas, más información, etcétera. La segunda se refiere a la fácil movilidad de las personas, de la riqueza, de las ideas, de la información, que prácticamente facilita la difusión de valores comunes y la eliminación de fronteras culturales. Y la última hace referencia a un cambio en la mentalidad, que genera nuevas aspiraciones y expectativas en cuanto a desarrollo, riqueza o poder.

Pero tal y como ocurrió en los siglos XVIII y XIX, los cambios económicos y sociales generan efectos políticos. Dos cambios concretos se materializan ante nuestros ojos. El primero, el empoderamiento de las clases medias y las juventudes, que hoy más que nunca tienen acceso a información, y que han encontrado en las redes sociales un poderoso medio de expresión y organización. El segundo efecto ha sido la fractura del poder: el surgimiento de nuevos actores relevantes que compiten y desplazan a los actores tradicionales en los espacios de incidencia.

Naturalmente, estas transformaciones tienen un efecto en los sistemas políticos. La Primavera Árabe fue quizá la primera probadita del fenómeno: clases medias movilizadas, organizadas a través de las redes sociales, que cuestionaron el poder tradicional de dictadores militares y autocracias teocráticas. Las demostraciones lograron deponer dictaduras de décadas, pero no necesariamente construyeron democracias estables e institucionales. Algunos países, incluso, sucumbieron ante la inestabilidad. No obstante, el consenso de los académicos es que la Primavera Árabe sentó las bases para una transformación de largo plazo en el Medio Oriente.

En América Latina, ocurren expresiones similares. En Guatemala, Nicaragua, Venezuela y Brasil las clases medias empoderadas por las redes han sido instrumentales en el combate a los sistemas patrimoniales, o la deficiente prestación de servicios públicos. Si bien América Latina aún atraviesa el camino de la consolidación institucional, los eventos del último quinquenio marcan un parteaguas histórico: el rechazo hacia el Ancien Régime de corrupción institucionalizada. No obstante, en todos estos países, la movilización social se queda corta en su esfuerzo por construir un proyecto político que profundice la transformación.

Proyectar el futuro en medio de las transformaciones resulta fútil. Pero ante los cambios sociales, y ante el cuestionamiento generalizado al statu quo en materia de sistemas regionales, solo queda recordar la frase del filósofo Paul Valery: “El futuro no es lo que era”.

Etiquetas: