Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Del horror al agradecimiento

“Salud, dinero y amor”. Gigliola Cinquetti

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

Venir hoy a repetir los dantescos cuadros del domingo 3 de junio de este año, no solo es ocioso sino masoquista. Han sido dos semanas en las que día a día, cada hora y cada minuto se repiten historias de lo terrible de la tragedia. Los medios publican la desesperación de las madres, el desgarrador llanto de los niños y la infinita tristeza de los viejos. El horror nos afectó a todos viendo a los que este triste día murieron o perdieron a sus familiares o sus pocas pertenencias. Han sido dos semanas en que se nos hace patente la miseria de conciudadanos nuestros, de nuestros compatriotas, los más desfavorecidos, que por la razón que fuere vivían allí y allí murieron.

Sabemos que la vida no siempre es color de rosa, hay muchas escalas de grises. Hace muchos años hubo una canción que decía “Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor…” Los afortunados que tenemos bienestar debemos amar la vida, porque a pesar de los pesares, y lo corta que es terminamos conviniendo con Roberto Benigni que “La vida es bella”; tenemos que amar a la familia, donde están los seres que más nos aman, con nuestros defectos, limitaciones y alguna virtud; y finalmente hay que amar a los amigos esos que aparecieron en nuestras vidas, digo los amigos esos pocos verdaderos amigos, porque compañeros de estudio o trabajo, los conocidos, los vecinos y los “amigos” de ocasión sobran, pero los verdaderos amigos los que se conoce en el hospital o en la cárcel, esos son pocos, poquísimos y debemos amarlos.

Los que no sufrimos en carne propia los efectos del volcán de Fuego, los horrores de la naturaleza debemos dar gracias a la buena fortuna de estar vivos. Todos estamos obligados por solidaridad humana a colaborar con los sobrevivientes para aliviar sus desgracias, yo ya lo he hecho. Y hoy de nuevo doy gracias al Ejército Nacional, a Conred y a la Cruz Roja, a la Policía Nacional Civil, a los Bomberos y a los miles de voluntarios. Debemos agradecer a otras instituciones como el Guatemala Shriners Club, gracias al cual vino ese gigantesco avión que transportó a los niños quemados a un hospital especializado en quemaduras, en Galveston, Texas, hospital que pertenece al Shriners Club. También hay que reconocer el eficiente trabajo de los Rotarios del Club de Leones, las iglesias, en fin de todas las instituciones de servicio que en estas oportunidades demuestran su solidaridad y entrega para con el prójimo.

Es necesario y espero que el gobierno lo haga en su oportunidad, rendir agradecimiento a los países hermanos como El Salvador, Honduras o México y a los lejanos como Japón, Israel o Estados Unidos, entre muchos otros que sin pensarlo ni condicionarlo dieron su ayuda inmediata al pueblo de Guatemala, para mitigar en algo los problemas que esta tragedia nos provocó.

Nota política: Con la absurda normativa que regirá en las próximas elecciones cada día se ve más difícil la participación política, pudiendo llegarse a una crisis sin precedentes; sin embargo se siguen mencionando los candidatos presidenciales: Zury Ríos, Alejandro Giammattei, Luis Velásquez Quiroa, Sandra Torres, Ricardo Méndez Ruiz, Edmond Mulet y Thelma Aldana.

P.S. Liberen ya al Coronel Juan Chiroy y a Max Quirín.

Etiquetas: