Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Medios –Prensa– y procesos judiciales

Salvaguarda del ciudadano ante los otros poderes.

— Mario Mérida
Más noticias que te pueden interesar

Nos guste o no, los medios directa e indirectamente forman opinión en los menos informados y, en más de una ocasión crean o modifican la agenda nacional, cuando los tomadores de decisiones se toman el tiempo para analizar los contenidos periodísticos, cuando esto ocurre se les denomina metafóricamente EL CUARTO PODER.

Por ello negar el espacio mediático durante los procesos judiciales a una de las partes –generalmente al supuesto victimario–; da pie a que el público infiera que este es culpable antes de que el juez emita la sentencia, sin atender que esta puede ser sujeta de apelación y casación.

“Este desajuste en el accionar del Poder Judicial y la percepción de la opinión pública sobre esta, es la emergencia de una suerte de juicios paralelos llevados a cabo por la prensa y la sociedad civil, particularmente en los casos de mayor notoriedad pública” (Guía para jueces y periodistas. http://unesdoc.unesco.org).

La mayoría de guatemaltecos todavía creen que los medios –CUARTO PODER– legales, salvaguardan al ciudadano ante los otros poderes; contrario a la desconfianza de la información que circula en las redes sociales en las cuales se descalifica, acusa y desinforma en beneficio o en desmedro particulares, organismos de Estado, grupos gremiales o sectoriales, por eso no extraña el interés de los supuestos victimarios o de las supuestas víctimas de comunicar a través de los medios su versión, para intentar influir a su favor en el resultado del proceso.

Lo anterior sirve de antesala para resaltar el valor periodístico del editorial de elPeriodico “Litigios judiciales” (21-05-18), del cual reproduzco los párrafos acordes a los comentarios expresados anteriormente:  “…no es misión de la prensa intervenir ni tomar partido a favor de una de las partes (actor, demandado, querellante, denunciante, acusador, sindicado, acusado o defensor)”. También remarca que no le compete “a la prensa difundir los puntos de vista, apreciaciones personales y presuntos derechos y aspiraciones de las partes en el marco de disputas o litigios que se estén ventilando ante los tribunales de justicia”. Y agrega “… no corresponde a la prensa ni a la opinión pública juzgar ni dirimir controversias o conflictos de interés, ya que esto es potestad exclusiva de los juzgadores. Sostener lo contrario sería aceptar la posibilidad de juzgar y fallar en paralelo, lo cual supondría una interferencia inadmisible”.

Etiquetas: