Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Inversión extranjera…

Guatemala es un país que tiene características muy especiales para invertir y unas condiciones para vivir insuperables, sin duda, de los mejores lugares del mundo.

— Carlos A. Rodas Minondo
Más noticias que te pueden interesar

Sí, Guatemala es un país lindo, geográficamente en una posición latitudinal tropical, lo que ofrece un clima perfecto, ni frío ni calor extremos con dos estaciones verano e invierno, sol y lluvia. Un clima ideal para vivir y con una naturaleza variada entre bosques y selva tropical con variedad de microclimas en distancias cortas entre el océano y el altiplano.

Esto lo hace un país rico por su tierra fértil y su potencial agrícola. Diríamos que todas estas condiciones y características tan especiales, hace que muchas personas, organizaciones, Instituciones y grupos de inversión les interese y llame la atención venir al país.

Sin embargo lo que vemos y creemos es diferente a la realidad, vemos a empresas multinacionales que han estado en el país durante muchos años, que hoy se quieren retirar, algunas ya se han ido del país, y no vemos un interés o planes de incentivar la inversión extranjera, ni tampoco iniciativas para establecer acuerdos bilaterales para tratados de libre comercio etcétera…

Si analizamos la situación, las razones y realidades, vemos que hemos tenido autoridades y poderes en el país que solo ven el derecho de su nariz, propios intereses y abusado del poder, y esa es la razón de fondo. De allí viene que no tengamos certeza jurídica, ni seguridad, que no se invierta en educación, que implica falta de mano de obra calificada y los elementos básicos para crear un ambiente propicio para la inversión.

En muchas ocasiones han venido firmas extranjeras de fábricas de vehículos con el objetivo de montar plantas de fabricación y de igual manera han salido huyendo por la falta de condiciones y seguridad. ¿Por qué en Costa Rica se instalan las casas matrices de corporaciones internacionales de diferentes giros de negocios para atender la región?

Así también la apertura de mercado para recibir a empresas extrajeras que operen en el país, como lo hizo Álvaro Arzú (que en paz descanse) en su gobierno como presidente, cuando vino al país en 1999 Telefónica, Unión Fenosa y otras que generaron oportunidades de empleo, negocios y un repunte para la economía del país.

Esta situación representa generación de riqueza para muchas personas involucradas en el comercio, negocios y en general oportunidades de trabajo y mejor calidad de vida. Esto no lo entienden algunos, a otros no les conviene por su oscuro objetivo, y el grupo de poder que limita o ahuyenta las opciones, por su hambre y abuso de poder alrededor de sus propios intereses.

Hemos visto algunas iniciativas a través del CACIF, cámaras de Industria y Comercio de la iniciativa privada del país. Sin embargo, la forma como lo han venido haciendo al igual que comprando proteccionismo con los gobiernos, es para satisfacer sus propios intereses buscando únicamente su beneficio para ganar más poder y multiplicar su crecimiento, pero sin permitir opciones abiertas a oportunidades para todos, lo que permitiría el desarrollo de país.

Guatemala todavía se maneja como una finca en donde el patrón (grupo pequeño de poder) hace y deshace a su antojo y conveniencia, pone y maneja a las autoridades de Gobierno (socios comprados) y los peones o empleados (el pueblo), aceptan condiciones y se limitan en oportunidades.

Es por eso que los que vienen de fuera a invertir en el país, se hacen por relaciones con iniciativas para entrar en sociedad de alguno de este grupo para evitar competencia, les quite mercado y puedan multiplicar sus ganancias. Aquí es donde no hablamos de desarrollo de país, sino desarrollo del grupo que maneja la economía del país.

Para iniciar el proceso en la búsqueda del desarrollo, con una misma visión entre Estado e iniciativa privada, los poderes deben ceder y abrir las puertas a la inversión extranjera con períodos de gracia fiscales, se deben crear y facilitar las condiciones y fortalecer el Estado de derecho y certeza jurídica. Se debe invertir en educación como prioridad para la mano de obra calificada. Eso lo hicieron un día los países desarrollados del primer mundo para llegar a donde están.

El Gobierno e iniciativa privada deberían trabajar bajo una misma dirección y objetivos, entendiendo que ambos representan los intereses comunes de toda una Nación.

Etiquetas: