Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Opinión

La Virtud

El fuego que la inflama.

Fecha de publicación: 08-06-18
Por: alvaro castellanos howell

La tragedia nacional que vivimos, podemos enfocarla en el pasado, en el presente o en futuro.

Quizás no podemos dejar de ver el primero, pero para aprender de él.

Pero conocer lo que está ocurriendo cada día, desde que el volcán nos hizo recordar su hosca existencia, resulta más reconfortante.

Aún en medio del dolor inconsolable de las víctimas.

Me refiero al impresionante ejemplo en la virtud de dar y servir.

Yo pocas veces he visto una reacción tan contundente y pertinente en materia de asistencia y amor al prójimo.

No sé si es porque mi memoria es mala, o el fenómeno es tan descomunal y poco habitual, que la reacción me ha parecido especialmente virtuosa.

Ejemplos dignos de recordar: los rescatistas, los operadores de maquinarias, los bomberos, los periodistas, los voluntarios, que en la zona de alto riesgo, y viendo lo inenarrable, no quieren dejar de hacer su labor.

Yo debo confesar que ante el volumen de ejemplares faenas de trabajo voluntario que he podido conocer, me he sentido completamente avergonzado de no pasar en pensar qué hacer.

La virtud, entendida como un recto modo de proceder, ha sido un torbellino de miles de guatemaltecos que desde las primeras horas que se supo de la verdadera magnitud de los hechos, han dedicado sus manos, brazos y piernas, y no solo sus buenas intenciones.

Pero nótese que lo que estamos presenciando, aunque virtuoso, no por eso, deja de ser una reacción. O sea, el presente exige reacción.

Quizás el futuro, deberá pasar más por la prevención.

Los volcanes de Fuego, Pacaya y Santiaguito siguen ahí.

Esa plenitud virtuosa que podemos ver en acción cada día, como un presente en cada amanecer, debe seguir ahora marchandoinexorablemente con un enfoque hacia el futuro.

¿Cómo vamos a hacer para que esto no se repita nunca más? Obviamente, no me refiero a que no haya más explosiones volcánicas, sino cómo evitar tanta muerte.

Pienso en esos sistemas de sirenas para tornados o huracanes que hay en países civilizados.

¿Es posible crearlos en Guatemala? ¿Podríamos los guatemaltecos algún día contar con sistemas públicos integrados de alertas y advertencias de fenómenos naturales predecibles, por medio de sirenas audibles a kilómetros de distancia, y mensajes por radio y televisión?

Por ejemplo, podrían las empresas de telecomunicaciones celulares, dar gratuitamente un espacio en sus miles de torres, para colocar las sirenas? ¿Podríamos los guatemaltecos hacer contribuciones especiales y específicas para crear dicho sistema público integrado que funcione para estos y otros fenómenos en uno de los países más vulnerables del planeta?

¿Por qué no?

Etiquetas: