Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Opinión

¿Cómo desentrampar?

“En el largo plazo… todos estaremos muertos”. (Lord Keynes)

— Edgar Balsells
Más noticias que te pueden interesar

La primera plana de elPeriódico, el día después es dramática: se trata de una Tragedia Nacional, en donde se reportan más de 25 personas fallecidas y un millón 701 mil 965 personas afectadas, y los números crecen conforme las horas avanzan, mientras el Ejecutivo ha decretado Estado de calamidad en tres departamentos.

Mientras tanto el Presidente en funciones del Congreso, Felipe Alejos ha convocado a Comisión permanente con el objetivo de conocer las medidas decretadas por el Organismo Legislativo, y al inicio de la semana laboral las amenazas del furioso volcán histórico son amplias y en sentidos opuestos, por un lado ha golpeado con fuerza Alotenango, y por otro también el riesgo se extiende por los dominios del Ingenio San Diego, avanzando incluso hacia la Ciudad de las Palmeras. Lo que más me llama la atención es lo débil de las estructuras que más tragan recursos del fisco: los COCODES, los concejos municipales y por supuesto las corporaciones municipales y sus alcaldes. Según expertos en el tema debe existir un sistema de alarma local, acompañado por técnicos según la amenaza de que se trate, principalmente en una zona que es clásica en inundaciones, temblores, terremotos y erupciones. Es evidente que la alarma local no funcionó, porque es inoperante, porque no hay estructuras serias territoriales. Pero ese es otro cantar… por el momento.

Entonces aportemos: El presidente Jimmy Morales se ha venido quejando en los últimos días, en súbitas apariciones en el interior, de que no puede ejecutar porque el sistema público de las contrataciones le impide. De acuerdo con nota reciente de elPeriódico elaborada por Braulio Palacios, el mandatario aprovechó la inauguración del Centro de Capacitación de Suchitepéquez para lanzar quejas en contra del sistema de contrataciones, aseverando que “Nos han puesto una trampa”, justificando así el tortuguismo.

La Comisión de Probidad del Congreso de la República ha venido trabajando durante un año sesudas reformas a la Ley de Contrataciones del Estado, y con la ayuda del Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales –NDI– por sus siglas en inglés, se elaboró un sendo documento de más de 700 páginas que resume la Memoria de Sesiones y recomendaciones para siguientes pasos, de las discusiones de ocho mesas técnicas para la reforma del sistema de adquisiciones públicas, realizadas del 23 de junio al 5 de diciembre.

Entonces, si algo quisieran dejar para la posteridad don Jimmy Morales, sus diputados más allegados, que dicho sea de paso manejan la Junta Directiva del Congreso y don Carlos Mencos, Contralor General que ya va de salida, al igual que el Subcontralor del Gasto César Elías, es una propuesta integral de reforma de las adquisiciones del Estado, que incluya un capítulo de emergencias como las que se viven en este momento.

Dicho sea de paso, se trata de una ley que debiera evitar “propuestas especiales”, como la que actualmente impulsa Fundesa para la infraestructura vial, y es más los avances que tiene esa propuesta destinada a la creación de una nueva entidad descentralizada, debieran fundirse en una propuesta general de adquisiciones, incluyendo lo que hoy urge para Conred y para los gobiernos locales y el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural –CONADUR–, que debiera constituirse en sesión permanente en estos momentos. Y es más, se debiera estar estructurando una reprogramación de los recursos asignados al CONADUR y a las municipalidades en función de la emergencia, principalmente los ineficaces proyectos financiados con el IVA-PAZ.

El problema entonces debe afrontarse con entereza y profesionalismo, mandando al diablo las rencillas que actualmente se manejan en la arena política, pues el no afrontar verdaderamente las causas del problema es una manera de “desplazar la carga”, como muy bien lo comenta el editorial de elPeriódico del sábado pasado, al efectuar una brillante crítica a la Junta Monetaria.

Etiquetas: