Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Tragedia guatemalteca

El pueblo que sobrevive en la miseria le exige justicia, señora fiscal.

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

Una sociedad marcada por el estupor observa el cinismo de la clase política y de los que mandan en el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, por sus acciones diarias contra el bien común, y en favor favor de sus intereses, como reconocen casi todos los articulistas del país. Tenemos un Estado colapsado porque sus autoridades y políticos se sirven del mismo y han puesto la palanca en retroceso del desarrollo, con un sistema de planificación quebrado, mientras una crisis internacional se asoma en la esquina. Yo reclamo a la élite económica que ha confesado que financió al cómico Jimmy para llegar a la presidencia ¿por qué lo dejó escoger a tan incompetentes y corruptos funcionarios en el gabinete y en los entes descentralizados, por demás ligados a los grupos más oscuros castrenses? Sé que Todd Robinson pudo colocar al inicio del mandato al ministro de Gobernación Rivas y a Solórzano en la SAT para acompañar a doña Thelma y a don Iván para investigar a la élite económica, militar y política. También que el G-8 puso al ministro de Finanzas y una cámara al de Economía. Se fue Robinson y también el dúo de apoyo al MP ya no está ni doña Thelma. Asumió un ministro de Gobernación un bachiller cuestionado. ¿Cómo actuará la nueva fiscal nacional?

La élite que financió a Jimmy tuvo la oportunidad de poner a gente capaz en esos cargos y no lo hizo. Se confabuló con los oscuros militares que estaban con Jimmy para actuar contra la CICIG-MP ya en el poder y seguir la corrupción que viene de 1954 hasta la fecha. Ahora el Estado no va a ningún lado mientras los dueños del circo cavan trincheras para mantener la impunidad del cómico que se resiste a que la justicia lo alcance a él y a su familia.

La Corte de Constitucionalidad arbitra el poder en la pugna entre los oscuros indicados y la sociedad, como dice Phillip Chicola, pues la gran masa que reclama justicia por los millardos saqueados por esas gentes durante décadas. Los oscuros son los responsables de la pobreza, miseria y mortandad de niños y adolescentes; y la expulsión de nuestro migrantes con su viacrucis en México y EE. UU. y sus muertes. Es inaceptable que la élite económica y militar y la clase política apañen el gran despilfarro, viajes y demás corruptelas en todos lados del Estado, en lugar de mejorar la educación, la salud, la nutrición, las carreteras. Hay que rescatar al Estado capturado por infames. El pueblo que sobrevive en la miseria y el desempleo le exige justicia, señora fiscal.

Etiquetas: